Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2014

Un nuevo curso económico

Comienza un nuevo curso político que va a estar marcado por la consulta catalana, las municipales y la marcha del conflicto ruso. Andalucía puede verse zarandeada por cualquiera de ellos, por lo que seguramente asistiremos a un aumento de las incertidumbres sobre nuestra economía, así como al surgimiento de potenciales conflictos de índole socioeconómico relacionados con cualquiera de ellos.
Respecto a la consulta catalana y los futuros que pudieran dibujarse, cabe destacar en el corto plazo el recurso a la negociación de un nuevo marco presupuestario que redistribuya el pastel autonómico según nuevos criterios. No parece, desde luego la opción más plausible dado el derrotero que está tomando el conflicto institucional entre gobierno central y autonómico. El escenario de una ruptura unilateral no está contemplado ahora mismo (potencialmente destructivo para los Estados que de ahí surgieran), pero unas elecciones anticipadas plebiscitarias en Cataluña con una polarización del voto hacia…

De la economía digital a la cuántica

A veces pienso que la economía es demasiado digital. Me explico: las cosas tienen a ser negras o blancas, casi nunca grises. Rápidamente uno puede ser etiquetado como neoclásico, austriaco, austericida y toda la panoplia de calificativos que te colocan a la derecha del debate. Pero, con la misma velocidad, te puede caer el apelativo de neokeynesiano, neomarxista y hasta bolivariano/chavista, si te descuidas. Posiblemente sea porque de estar tan cerca de la política (no en vano, los economistas de cabecera de los gobiernos suelen tener una gran influencia sobre los tipos de políticas que se llevan a cabo) se nos han terminado contagiando sus modos. Es decir, o los hechos se definen como unos, o se definen como ceros. Economía digital.
El problema es que la realidad no suele dejarse llevar por etiquetas o categorías impuestas por los humanos, ni siquiera los propios humanos. La economía tiene que aprender de la física cuántica que un fenómeno puede ser uno, puede ser cero, puede ser uno…

Si te haces viejo, creces. O, si no creces, no llegas a viejo

Imagen
En el gráfico tenéis en un gráfico los datos de cruce entre edades y número de empleados de las empresas no agrarias españolas (según el DIRCE). Llaman la atención algunas cuestiones:

Los colores tienden a invertirse con la edad. Al principio, y como es lógico, las empresas que más abundan son las pequeñas. Sin embargo, entre las más viejas, las de mayor tamaño son mayoría.El primer y tercer estrato de edad son los más poblados. También lógico, ya que la tasa de mortalidad en los primeros años de las empresas es muy alta. Se considera que una empresa está consolidada a partir del cuarto año. De ahí el menor tamaño del estrato "de 2 a 3 años".A partir del séptimo año hay un descenso continuado que está relacionado con los cambios en el mercado y con la incapacidad de las empresas de ir adaptándose a ellos (empresas que no saben reinventarse). Finalmente, el último estrato (20 o más años) es el más amplio, puede haber empresas de más de un siglo y, podría decirse que si han sob…