lunes, diciembre 29, 2014

Algunos datos sobre empleo, edad y nivel salarial

Esta tarde la he gastado en buscar y elaborar alguna información en relación a las vinculaciones entre el nivel de estudios y el desempleo o la renta salarial. Me ha dado por ahí porque he tenido una calurosa discusión en los Foros de Mac-Club sobre la rentabilidad de la educación superior. No sé hasta que punto poner aquí esto pueda resultar interesante para los lectores habituales, pero creo que para los que estén buscando una razón para continuar con su formación o anden juntando argumentos para convencer a alguien que piensa dejarla, estos datos pueden resultar interesantes:

1. La probabilidad de estar parado es más elevada para los que no poseen estudios superiores en relación a los que sí los poseen:
Fuente: INE y elaboración propia
2. Los que tienen estudios superiores obtienen un mayor salario de media, en España y en toda Europa:
Fuente: http://www.observatorioabaco.es/post_observatorio/ganancia-anual-media-por-nivel-de-estudios
3. El gap salarial entre los mejor preparados y el resto se ha ampliado durante la crisis (aunque la fuente de esta información es poco fiable):
http://cincodias.com/cincodias/2014/03/13/economia/1394736195_532442.html



martes, diciembre 23, 2014

Energía, economía y cine apocalíptico

En los 70 el mundo se asustó ante la perspectiva de un petróleo caro o, peor aún, agotado. Son los años del Informe del Club de Roma (1972) o de las películas posapocalípticas como “Mad Max” (1979). La energía y la sombra de los recursos escasos se convirtieron en preocupaciones de primer orden para la economía mundial. La base económica de aquellos temores estaba en el poder de la OPEP sobre la oferta de crudo y la consiguiente repercusión en los precios internacionales.

Luego, con el paso de los años, el poder de la organización de productores fue menguando ante la aparición de nuevos proveedores y las políticas de ahorro, y las preocupaciones energéticas se fueron diluyendo mientras el precio del petróleo se movía en unos niveles bastante estables. Así las cosas, el cine cambió sus argumentos y buscó otros motivos para el fin del mundo: un asteroide gigante, volcanes, enfermedades contagiosas y, en una huida de la realidad sin precedentes, el ataque de los zombis.

Solo el cambio climático volvió a poner a la energía en el primer plano de las catástrofes planetarias (“El día de mañana”, 2004). Sin embargo, el problema no era tanto el virtual agotamiento de los recursos fósiles, como el efecto que la combustión de estos generaba sobre la concentración de gases de efecto invernadero y el consiguiente calentamiento global. La economía le dedicó también su atención al tema, y durante muchos meses se discutió en torno y sobre el “Informe Stern” (2006). Este hablaba de costes, de inversiones necesarias y de políticas de mitigación.



Pero la Gran Recesión cambió el mundo. Los problemas energéticos pasaron a un segundo plano. Incluso el cambio climático. El quid de la cuestión ahora era el colapso del sistema financiero mundial, una de las piezas básicas para buena marcha de la globalización. La economía se enfocó entonces en la necesidad de sacar a los países de la crisis y, en un momento más reciente, en los problemas de desigualdad la cual se ha visto impulsada en los últimos años. En los Estados Unidos, además, estaban viviendo la revolución de la fracturación hidráulica (fracking) que les acercaba año tras año a la independencia energética y que contribuía de forma destacada a su salida de la crisis (se calcula que en 2012 se crearon gracias a los hidrocarburos no convencionales extraídos a través de la fractura hidráulica 2,1 millones de empleos y aportó 283.000 millones US$ a su economía). Un panorama que podía influir de manera decisiva en la delicada situación del Oriente Medio, nadie podría escribir el guión de un remake de “Tres reyes", 1999. En parte, esta revolución ha estado engrasada por unos tipos de interés muy bajos provocados por la política monetaria ultraexpansiva de la Fed.

http://naturalgasnow.org/shale-101-evidence-power-shale/


Lo que no entraba en la ecuación es que viéramos una reducción de los precios del petróleo tan intensa como la actual. El barril se ha situado en el entorno de los 60 dólares, poniendo contra las cuerdas a algunas economías exportadoras, como Rusia, Venezuela o Brasil. El movimiento parece provenir de Arabia Saudí, uno de los países con mayores reservas naturales comprobadas de oro negro, y que también posee unos costes de extracción más contenidos. En el corto plazo todo parece indicar que se trata de un movimiento para eliminar competidores de costes más elevados o, por lo menos, ponerlos en dificultades. Sin embargo, este movimiento también puede terminar afectando a la potencia americana, ya que una de las bases de la explosión fraking eran los elevados precios del crudo. No se trata de una tecnología precisamente barata, por lo que la repercusión de los costes (por muy bajos que sean los financieros) puede hacer que muchas de las empresas de extracción se sitúen en pérdidas, ya que lo lógico es que los importadores estadounidenses aprovechen la coyuntura para obtener beneficios con un petróleo comprado a bajo precio.

http://pictorial-guide-to-energy.blogspot.com.es/p/list-of-charts.html

Si esta situación de precios se prolonga lo suficiente tendremos problemas de inestabilidad en África, Latinoamérica, Oriente Medio y hasta en Estados Unidos. Un escenario nada edificante y con suficientes claroscuros como para inspirar una nueva superproducción de Hollywood que nos ponga los pelos de punta: la hecatombe de la energía barata.

sábado, diciembre 20, 2014

Crédito y vivienda en Almería: auge y caída

Hoy os presento otro gráfico que estuve sopesando para un artículo encargado por un medio de Almería, pero que finalmente no puse. Se trata de una comparación a pelo entre la marcha del crédito (saldo vivo a 31 de diciembre de cada año) y las viviendas iniciadas en la provincia (un trámite administrativo necesario para iniciar una obra). Si consideramos que la burbuja inmobiliaria arrancó en 1997, y la era del crédito barato entre 1998 y 1999 tendríamos dos referencias muy cercanas en el tiempo.
Lo primero que llama la atención es que el crédito en la provincia ya contaba con una tendencia creciente desde tiempo atrás, que estaba relacionada con el desarrollo asociado a nuestra particular trinidad: agricultura, turismo y mármol. El arranque de la burbuja solo significó un poco de mayor intensidad en el ritmo de crecimiento. Es claramente a partir de 2004 que el saldo de crédito concedido a los sectores privados de la provincia se disparan y comienzan a apuntar al cielo. Para ese año la burbuja del ladrillo ya estaba en pleno apogeo. Precisamente fue en ese año que desde la Cámara de Comercio de Almería, a través del "Informe Económico de la Provincia de Almería, 2003" se diagnosticaba la situación. Permítanme un inciso/recodatorio: en mi haber está haber escrito ese aviso, en mi debe haber creído que podríamos evitar el estallido. Obviamente minusvaloré los riesgos.
Curiosamente, el máximo del boom inmobiliario se produjo en 2005, con un récord también en el ritmo de crecimiento. Los dos años siguientes fueron de "desinflamiento", se iniciaban menos viviendas, pero el crédito seguía creciendo y las cifras aún eran considerables. Justo hasta 2008, el año de Lehman Brothers y del estallido de la Crisis Financiera Internacional (aka la Gran Recesión), que tuvo como principal efecto el secado de la confianza y el colapso del sistema financiero mundial. Inmediatamente se desplomaron las viviendas iniciadas, pero el crédito vivo, convertido ahora en una pesada carga de deuda, se mantuvo, incapaz de reajustarse a la misma velocidad que la economía real.

Fuente: Ministerio de Fomento y Banco de España

Y ahí seguimos, intentando digerir tan ingente deuda pero sin la principal actividad que la provocó.

NOTA: el crédito al sector privado durante los años de la burbuja era mayoritariamente hipotecario y se concedió a empresas (muchas promotoras) y a familias: las empresas pueden declararse en concurso de acreedores, pero las familias lo tienen bastante más complicado.


sábado, diciembre 06, 2014

Empleo y crisis en Almería: 2008 vs 1993

Hoy os dejo un gráfico que se explica por sí mismo. Se trata de la evolución de los afiliados a la seguridad social en Almería en las dos últimas crisis: la de 2008 y la 2003. Las dos series han sido indexadas de forma que el mes de enero de cada año de arranque se ha igualado a 100.
Salta a la vista que el comportamiento de esta variable ha sido muy dispar en ambas recesiones. En la de 1993 apenas se redujo la ocupación y lo hizo por muy pocos meses, de forma que un año después (mes 13) ya había más afiliados que en el arranque de la serie. Sin embargo, en la de 2008 la caída fue mucho más intensa y más prolongada, de forma que solo hasta el tercer año comienza la cifra a estabilizarse, que no a aumentar.
La explicación también es corta: la economía almeriense de 1993 todavía dependía de manera primordial de la agricultura, que mantuvo un comportamiento más estable. La recuperación fue muy rápida, las devaluaciones y una naturaleza distinta en el origen de la misma, permitió que pasáramos prácticamente de puntillas por ella.
Pero en 2008 Almería llevaba ya casi una década volcada en el sector inmobiliario, la mayor parte del crecimiento previo se había logrado poniendo a trabajar en dicho sector y sus actividades auxiliares a una enorme cantidad de mano de obra llegada de todo el mundo y a base de grandes dosis de endeudamiento a tipos bajos. El estallido de la burbuja barrió de un plumazo a todo el sector, y con él a todo el empleo creado, dejando a su paso una estela de paro e impagos. Esta vez la agricultura no era la protagonista y tan sólo pudo actuar como red de seguridad para frenar el golpe.

Trabajadores afiliados a la SS en Almería por meses. (Índice enero 1993 y enero 2008 =100)

Fuente: Instituto de Estadística de Andalucía.