La economía de la provincia de Almería (II)

Continúo con la reseña del libro editado por el instituto Cajamar. En esta ocasión voy a comentar los dos capítulos que cierran la primera parte y añadiré una consideración previa a la segunda parte, que se corresponde con la estructura sectorial de la provincia.
El profesor Andrés García Lorca se encarga de escribir el capítulo titulado medio ambiente y sostenibilidad. En el haber de este epígrafe están los atinados consejos de su apartado de conclusiones, las apreciaciones metodológicas (como la distinción entre planificación y ordenación), así como la claridad con la que se exponen todos los aspectos. Sin embargo, en algunos puntos resulta repetitivo con respecto a capítulos anteriores, situación que se explica por la naturaleza coral de la obra y, si acaso, por un exceso de bondad de los editores para con los escritores.
A continuación José Ángel Aznar Sánchez nos presenta un panorama muy completo de la demografía en la provincia. Por la novedad del planteamiento destacaría la parte dedicada a los municipios, cuyos mapas son tremendamente reveladores. Asimismo, el espacio dedicado a la inmigración como fenómeno definidor del devenir poblacional almeriense de los últimos años resulta de lo más apropiado en una sociedad que se enfrenta con miedo y desconocimiento a una realidad multicultural absolutamente nueva. Es, sin embargo, en ese apartado en el que me encuentro con la dificultad de estar de acuerdo con el estereotipo de que los inmigrantes originarios de países pobres son todos jubilados. Esa es una realidad que está cambiando y, sobre todo, entre los británicos, cuyo número de familias con hijos que se asienta en la provincia crece aceleradamente. Por lo demás, Aznar vuelve a demostrar su solvencia literaria y evidencia que sabe hecer las preguntas pertinentes a los datos adecuados.
Por último añadiré la primera impresión que me produce el índice del apartado sectorial. Me da la impresión de que está, por así decirlo, descompensado. Descompensado en el sentido que si bien todos los sectores están representados, el capítulo de los servicios queda un poco huérfano al no presentarse un panorama global de los mismos, como sí sucede con el resto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea