Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2020

Cuando pasen estos días coronavíricos

Imagen
Cuando pasen estos días coronavíricos, volveremos poco a poco a la normalidad. Una normalidad que habrá pasado de una desaceleración suave a una recesión intensa sin que haya detrás una motivación económica. En esta ocasión ha sido un virus quién ha puesto en jaque al conjunto de la economía mundial.

Probablemente, urgidos por las necesidades del momento, olvidaremos deprisa algunas de las enseñanzas que este confinamiento nos está dejando. Olvidaremos el coste emocional de no poder cuidar a nuestros enfermos o de despedirnos de nuestros muertos; olvidaremos que, por una vez en mucho tiempo, toda la humanidad se ha tenido que enfrentar a un desafío que supera nuestras artificiales nacionalidades y fronteras, y olvidaremos el excelso trabajo de todas esas personas que han contribuido a mantenernos vivos a despecho de su propia salud, una vez que dejemos de aplaudir cada tarde a las ocho.

Pero antes de que eso suceda quiero hacer notar una cuestión, cuanto menos curiosa. Casi todos los…

Economía de guerra

Imagen
Nunca pensé que llegaría a vivir una situación como esta. No tengo experiencia propia sobre lo que es una guerra y el estado económico de excepción que le acompaña, pero me imagino que no debe ser muy distinto a lo que estamos viviendo. La mayor parte de la economía paralizada y todos los recursos focalizados en un único objetivo. En este caso, parar la epidemia; en la guerra, contribuir al esfuerzo bélico. La única diferencia es que los muertos están en la retaguardia y que la primera línea de defensa es nuestro propio hogar.

Tengo la sensación de que esta crisis del coronavirus va a cambiarnos de forma más radical de lo que pensábamos inicialmente. Y en muchas más vertientes de las que se imaginaba. En el orden económico, y en esto no me cabe apenas duda (recuerde el lector que soy economista y que nuestra especialidad es predecir el pasado), la digitalización de la sociedad va a dar un salto cualitativo en estas 3-4 semanas de confinamiento mundial que de otra forma hubiera tardado…