El paro seguirá subiendo

Acabo de intervenir en un programa de radio de onda cero en el que me han preguntado por el tema del día, el paro de agosto y por el de ayer, la encuesta de hipotecas del INE. Con respecto al primero finalmente me he mojado con la afirmación que encabeza esta entrada.
La explicación es sencilla. Dado que el sector que está dando más síntomas de debilidad es la construcción, y dado que necesita mucho empleo para su producción, a medida que se vaya parando la actividad, también irá generando mucho desempleo. Los sectores llamados a tomar el relevo, principalmente el industrial, tienen una mayor productividad (más valor generado por cada trabajador) por lo que tardarán un poco antes de recolocar a los excedentes de las obras. Ergo el paro seguirá creciendo una buena temporada.
Si queremos una explicación más detallada del porqué del enfriamiento de la construcción, digamos que muchos de los factores que la impulsaron bien ya no están activos, bien ahora actúan en sentido contrario, verbigracia:
  • Hay otros activos más atractivos para la inversión de carácter especulativo.
  • El crecimiento de los precios y el proceso de alza del euribor han dejado fuera del mercado a un gran número de demandantes potenciales.
  • Los compradores internacionales están recalando en otros destinos más baratos.
  • La legislación urbanística se ha endurecido, dificultando los escandalosos pelotazos de años anteriores, que termina afectando tanto a tirios como a troyanos.
  • Finalmente, los bancos han comenzado a asustarse y han endurecido las condiciones de crédito, colaborando en la debilitación de la demanda.

Comentarios

  1. Anónimo11:14 p. m.

    Totalmente de acuerdo con tu comentario. Sobre todo con el último punto. Aunque es cierto que los pisos se han construido y vendido porque la gente los compra, no es menos cierto que los bancos han dado demasiadas alas al sistema. Y por mucho que digan "que los bancos nunca pierden", alguno se dará cuenta que ha prestado de más a quien no debía.
    En fin, que cuando hay que apretarse el cinturón, todos tienen que aguantar la respiración.
    Un saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista