Tres colores: Azul


Presentación de la película proyectada en el circuito Temas de Cine de Cajamar, en Almería:

Krzysztof Kieślowski, polaco de nacimiento, quiso rendir un homenaje a su segunda patria, la artística, con una trilogía que lleva por título Tres colores, correspondiendo cada pieza a uno de los colores de la bandera francesa.
Azul es la primera. Es una película francesa, se nota en la lenta cadencia de los acontecimientos, que en ocasiones llega a resultar casi plúmbea.

Sin embargo, tiene muchas cualidades reseñables. La primera es el manejo de la luz, con un predominio absoluto de los tonos azules, ya sea mediante la luz ambiental, ya a través de lámparas o paneles de cristal azul. Otra es el maridaje excepcional de la banda sonora (por otro lado, estupenda) con las imágenes, de forma que podemos decir que es una protagonista más de la narración.

Respecto a la historia en sí, se trata de un intento de olvido, casi una huída, motivada por el luto de una mujer extraña y solitaria interpretada por Juliette Binoche. Para mi gusto es una de las miradas más bellas del cine europeo, y mi valoración de su interpretación está manchada con esa idea preconcebida. Binoche y la música se convierten en las estrellas de esta película que tiene un encanto que trasciende el propio metraje y que guarda algunos planos que demuestran el saber hacer del polaco detrás de una cámara.

Comentarios

  1. Aún recuerdo en mi época de universitario en Navarra la trilogía de este cineasta polaco, ¡los tres colores! Las tres maravillas. En aquella época se puso de moda entre los universitarios de aquel campus y hoy día, pienso, estamos huérfanos de películas que nos hagan pensar y reflexionar como las de Kieślowski. Por cierto, Juliette Binoche está colosal y en su esplendor de belleza. Hoy día, por desgracia, se nota que han pasado los años por ella. Una actriz "especial", y el azul, un color, que también lo es.
    José Antonio Arcos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista