La vida en la frontera, de Íñigo Moré


En este ensayo Íñigo Moré, del que ya he tenido ocasión de hablar en este blog (qué poco me gusta esa palabra), platea la realidad poliédrica y multifacética de las fronteras desiguales. Lo primero que llama la atención es la obviedad de la excepcionalidad de las fronteras desiguales. Y digo esto, porque me da la impresión de que estamos tan acostumbrados a ver las enormes diferencias entre nosotros y Marruecos como la cosa más normal del mundo.
La segunda cuestión llamativa es el camino ascendente de nuestro "escalón" (las diferencias entre nuestro PIB per cápita y el suyo). Un ascenso tan llamativo como la disminución en el existente entre Polonia y Alemania.
Este estudio pone de relieve aspectos sociológicos, históricos e institucionales que están debajo de la brecha entre los vecinos más desiguales del mundo. Está lleno de párrafos absolutamente esclarecedores. Me gusta especialmente uno sobre las diferencias raciales y cómo, por ejemplo, ser hispano, católico y hablar español es la clave de la superioridad del dominicano frente al haitiano, características que son vistas por desprecio por los blancos, protestantes y angloparlantes estadounidenses. La blanquitud de los rusos es vista por los finlandeses como la base de su superioridad. Y hasta el idioma árabe y el islam, que son los parapetos tras los que nos escudamos los españoles para minusvalorar a los marroquíes, es usado por Arabia Saudita como elemento de desprecio hacia Yemen, a su juicio mucho menos musulmán.
Por otro lado, el libro cuenta con un interesante anexo en el que se recogen los escalones entre las distintas fronteras de la Tierra, tanto en términos de PIBpc nominal, como en paridad de poder de compra (PPP).
Finalmente, cabe destacarse la elegancia con la que está escrito. Hacía tiempo que no veía una prosa tan cuidada en un texto supuestamente técnico, aspecto éste muy de agradecer.
Sólo me cabe darle la enhorabuena a Íñigo Moré por esta obra que, sin duda, pasará a formar parte de mis recomendaciones a los alumnos este próximo curso.

Puntuación: 8,5 sobre 10.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista