Cambio de modelo en el empleo almeriense

Una de las cosas que más me ha llamado la atención en esta ya larga crisis ha sido el sustancial cambio de ritmo del mercado de trabajo en la provincia de Almería durante estos años. Tal y como muestra el gráfico que acompaña a este comentario, hemos pasado de una tasa de paro que se comportaba en torno a la media nacional a otra que lo hace en torno a la media regional, e incluso a estar ligeramente por encima de la misma. Entre una y otra hay un escalón de unos 10 puntos porcentuales, lo que es mucho, muchísimo.
Fuente: INE, EPA
Hasta el año 2006, el comportamiento de la tasa almeriense aún podía ser considerada como dentro de la “normalidad” nacional. Sin embargo, la construcción comenzaba a enfriarse, generando una mayor frecuencia de desempleo. De forma paralela, durante los primeros años de la década del 2000, la tasa de desempleo andaluza comenzó a converger con la nacional y, por lo tanto, también con la provincial.
Cuando se produce el pinchazo de la burbuja, en 2008, el desempleo comienza a crecer de forma acelerada en todos los ámbitos, aunque entonces Almería comienza a divergir rápidamente de España y comienza a comportarse en torno a la media andaluza. ¿Qué ha pasado en estos años para que el comportamiento del desempleo en Almería haya cambiado tanto?
Lo que planteo a continuación son respuestas a bote pronto, no han sido contrastadas debidamente, aunque creo que están cargadas de lógica (o, al menos, a mi me lo parece):
  1. El peso alcanzado por  la construcción en el empleo (hasta el 20%) y en el PIB (hasta el 17%) significó un cambio radical en la estructura productiva almeriense.
  2. Acompañando al cambio estructural se produjo un advenimiento, también diferencial con respecto a Andalucía y España, de población inmigrante, mayoritariamente en edad de trabajar. O sea, que vino a engrosar la cifra de población activa.
  3. El modelo basado en la construcción tenía la ventaja de que era capaz de absorber mucha mano de obra, que no requería tener una cualificación elevada. La gran duración del período de expansión (en Almería, desde 1997) dio lugar a un desarrollo demográfico sin parangón en los últimos siglos (triplicando el crecimiento nacional en algunos tramos).
  4. El estallido de la burbuja significó la acelerada desaparición del principal sustento del empleo en la provincia sin que se produjera un paralelo descenso de la oferta de mano de obra. Es más, a corto plazo se incrementó la población activa, al activarse la oferta de cónyuges e hijos en edad de trabajar.

    Fuente: Elaboración propia a partir de datos de la EPA, INE.
En la fase actual, por tanto, aún mantenemos un elevado número de habitantes para las capacidades actuales de nuestro sistema productivo. Las opciones de mejora de nuestra tasa son que se inicie un nuevo ciclo expansivo basado en sectores intensivos en mano de obra (lo cual no parece muy provechoso a largo plazo) o que, poco a poco, se vayan ajustando la oferta y la demanda de trabajo en la provincia… Esto será lento pero, con casi total seguridad, más probable.

Comentarios

  1. Me he dado cuenta de que no he explicado el segundo gráfico. Lo que representa es la tendencia (como media móvil de 4 periodos)de las diferencias entre la tasa almeriensse y la nacional, por un lado, y por otro lado con la tasa regional. Puede verse como el diferencial con Andallucía va bajando, mientras que el relativo a España se va por encima de 10 puntoa.

    ResponderEliminar
  2. Si, lo mas probable sea el ajuste via reduccion de oferta por emigracion a otras regiones de nacionales e inmigrantes, y/o retorno de estos a sus paises de origen. Desde luego, será ciertamente un proceso lento.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Trump: Bienvenidos a la era autista

¿El plagio del rector de la URJC es solo bajeza moral o es consecuencia del sistema?

De animales a dioses (sapiens), de Yuval Noah Harari