Entradas

El viaje de la humanidad, de Oded Galor

Imagen
Esta ha sido, hasta el momento, la lectura más agradablemente sorprendente del verano. Aproveché una visita a una gran librería para “compensar” a mu hijo menor por arrastrarle con nosotros en vacaciones para ojear en la sección de ensayo, en la que estaban promocionando el libro. Si pasas a menudo por este blog ya sabrás que era imposible que no me llamara la atención el título. Y que, una vez revisado el índice, era seguro que lo tendría que comprar. Después de eso me lo estuve llevando a la playa a diario aprovechando otro descubrimiento de este verano que me ha permitido una lectura cómoda a pesar de la arena y el agua: la silla de playa (dicen mis amigos que es un síntoma evidente de envejecimiento; pude ser, pero ahora me pregunto por qué me he negado durante años a renunciar a la toalla sobre la arena). La temática de este ensayo es recurrente entre mis lecturas y, por extensión, entre las entradas de esta bitácora: una mezcla entre historia, economía y geografía.  Galor intenta

Agricultura, edad y futuro

Imagen
España es un país que envejece muy rápidamente. La edad media de un español promedio en 2022 es de algo más de 43 años. Vivimos más años y tenemos menos hijos. Menor dimensión, mayor edad Este fenómeno, como casi todo el mundo conoce, es mucho más intenso en las zonas rurales, que es donde se localizan la mayor parte de las explotaciones agrarias. Estas zonas se ven afectadas, además, por el abandono de sus habitantes más jóvenes que parten en busca de oportunidades laborales y de formación con destino a las ciudades. Si a esto le añadimos que la agricultura no es una profesión con atractivo o prestigio social, no es de extrañar que haya pocos jóvenes que se dediquen a ella. Si buceamos en los datos del nuevo censo agrario, podemos ver que la edad media de los jefes de explotación está en torno a los 61 años, es decir, muy cerca ya de la edad de jubilación . Esto revela la urgente necesidad del relevo generacional en el sector. Pero si miramos un poco más a fondo, nos vamos a enco

Tendencias que confirma el nuevo censo agrario de 2020

Imagen
La semana pasada el INE por fin publicó el censo agrario . Este año viene cargado de novedades, como un apartado cartográfico en el que se pueden visualizar la información de manera georreferenciada y que permite llegar al detalle de comarca agraria. Superficie en ecológico sobre el total de superficie agrícola útil (en %, rojo menos, verde más) Un primer vistazo a los datos generales nos permite comprobar la continuación de algunas tendencias iniciadas años atrás, y que son el resultado de inercias de tipo demográfico, espacial y económico. Pero también político, ya que no hay que olvidar que la PAC actúa como fuerza transformadora de la agricultura europea y esta, en los últimos años, ha estado guiada por la búsqueda de la remuneración por parte del mercado y por la seguridad alimentaria en su vertiente sanitaria. Concretamente, me refiero al aumento de la dimensión media, el peso creciente del regadío y la profesionalización del sector. Las tendencias que continúan son el aumento de

Pandemia y costes empujaron el endeudamiento en el sector agroalimentario español

Imagen
Los datos de crédito vivo ofrecidos por el Banco de España manifiestan la complejidad de la situación vivida durante los dos últimos ejercicios por el sector agroalimentario . Si comparamos las cifras de deuda bancaria del conjunto de las actividades productivas y del sector agroalimentario de diciembre de 2019 con las de diciembre de 2021 comprobamos que, aunque las tendencias han ido en la misma dirección, las intensidades han sido muy diferentes. El endeudamiento del conjunto de las ramas de actividad de la economía española creció en los dos últimos años un 6,8 %. Mientras, el del agroalimentario lo hacía un 4,9 %, aunque con diferencias sustanciales entre el primario y la industria de los alimentos con tasas respectivas del 7,1 % y 3 %. A final de 2021, el conjunto del sector debía a los bancos un total de 46.895,9 millones de euros , de los que 22.945,8 millones correspondían a la agricultura, ganadería, pesca y silvicultura y 23.950,1 millones a la industria de los alimentos, be

Geopolítica alimentaria

Imagen
Aunque la pandemia y el creciente enfrentamiento entre Estados Unidos y China ya lo adelantaban, el día que Rusia invadió Ucrania seguramente se puso fin a esta última oleada de globalización . Como en 1914, los cañones silenciaron a los comerciantes. La expulsión de Rusia del sistema económico occidental, de momento incompleta porque en Europa no podemos dejar de consumir su petróleo y su gas, y el equívoco papel de China en esta crisis van a provocar a buen seguro que muchas inversiones empresariales se replanteen y se relocalicen y que, ya está pasando, muchos flujos comerciales se desvíen o directamente, se interrumpan. Como en 1914, los cañones silenciaron a los comerciantes A diferencia de lo que sucedía a comienzos del siglo XX esta última oleada de globalización ha llegado realmente a casi todo el planeta . La combinación de tecnología, comercio y confianza había tejido una especie de manto de ubicuidad para los negocios. Un manto que ahora ha sido rasgado y que ha puesto de ma

Del malestar de la globalización al 20M

Imagen
El domingo pasado, una columna gigantesca de personas se manifestaba en Madrid bajo la defensa del mundo rural. Pensar que hay una sola razón detrás de todas y cada una de las personas que usaron la mañana del domingo para expresar su malestar es poco menos que absurdo, pero sí que podemos intentar sondear en torno a las causas principales. Lo intentaré en los próximos párrafos. El telón de fondo de la globalización Aunque es bastante cierto que la tendencia globalizadora posee una gran inercia , no lo es menos que desde el estallido de la crisis financiera internacional ha perdido mucho impulso y, desde luego, ha ganado muchos enemigos. A los economistas nos enseñan en las facultades que el comercio internacional es un juego en el que ganan dos sociedades que intercambian bienes . Unos y otros pueden especializarse en aquello en lo que son más eficientes y pueden adquirir bienes a unos precios más asequibles. En un mundo en el que se partía de mercados muy cerrados, incluso de una vis

Repercusiones comerciales de la invasión de Ucrania

Imagen
En la madrugada de hoy, las tropas rusas han traspasado la frontera con Ucrania y han comenzado un rápido avance hacia el interior del país. Putin, a pesar de afirmar hace apenas unos días que estaba retirando efectivos, ha hecho justo lo que venía afirmando que haría el gobierno de Estados Unidos. Y con ello, nos ha introducido en una nueva era cuyas consecuencias seguramente irán mucho más allá del impacto en las relaciones comerciales internacionales. Para empezar, los mercados de capitales han registrado fuertes pérdidas, encabezados por el de Moscú, que ha tenido que cerrar para evitar un desplome mucho mayor. Inmediatamente, las materias primas han comenzado a calentarse, sobre todo los cereales y la energía. Unos mercados aún afectados por los problemas de congestión en las cadenas de suministro globales. En suma, este conflicto viene a complicar la ya de por sí dificultosa recuperación de los efectos de la pandemia de COVID-19 en todo el mundo y a incrementar la incertidumbre

La semántica del PERTE agroalimentario

Imagen
A estas alturas, venir a contar que el PERTE (proyecto estratégico para la recuperación y transformación económica) agroalimentario plantea invertir 1.000 millones de euros de fondos públicos para movilizar otros 2.000 del sector privado no es ninguna novedad. Tampoco lo es que sus objetivos declarados son mejorar la competitividad y sostenibilidad del sector, así como la trazabilidad y la seguridad de los productos generados en el sector. Por supuesto, comentar que los ejes sobre los que se articulan las medidas son el fortalecimiento de la industria agroalimentaria (400 millones), la digitalización (454,35 millones) y la investigación en el sector (148,56 millones) resulta ya superfluo. Puede que ya hayan leído en algún lugar (o escuchado, que los  podcasts  son los nuevos  radiokillers ) que el plan reconoce la importancia del sector, no solo desde el punto de vista meramente económico, sino también para el logro de la descarbonización y la mitigación del cambio climático y para el

Dos décadas perdidas en la convergencia del PIB per capita en Andalucía y Almería

Imagen
La actualización de la Contabilidad Regional de España que realizó el INE a finales de 2021 nos permite observar como nos ha ido a los andaluces en lo que a producción per cápita se refiere en relación con el conjunto de España. Antes de seguir conviene aclarar que producción per cápita no es exactamente lo mismo que renta per cápita, ya que esta difiere de la primera en las transferencias netas recibidas: así, las zonas con menor producción per cápita suelen recibir transferencias netas del conjunto del Estado en forma de servicios públicos y mayores ayudas. El gran agujero de la pasada crisis financiera Lo cierto es que, tras un arranque de siglo esperanzador, con un primer lustro de clara convergencia en el que alcanzamos el 77,6 % de la renta española media, iniciamos un proceso de divergencia que se prolongó hasta 2016. A escala autonómica la serie se prolonga hasta 2020, el año del Gran Confinamiento, en el que Andalucía logró estirar su renta por persona hasta el 74,9 % de la m