Buscando un faro en mitad de la tormenta

Faro económico en la tormenta COVID19

La economía de la provincia de Almería se ha visto sometida, como la de toda España y gran parte de los países del mundo, a una enorme tormenta llamada COVID-19. Veníamos de un período de crecimiento en el que las corrientes y los vientos habían sido favorables al navío de la economía nacional, pero donde comenzaban a verse algunos problemas de fondo (siguiendo con el símil, había un cambio en la dirección del viento y la mar se estaba picando).

Indicadores económicos de Almería

La parálisis sufrida durante el confinamiento ha cambiado radicalmente las previsiones de los analistas. Así, el consenso del panel de predictores de Funcas a principios de marzo aún auguraba un crecimiento de la economía española del 1,5 % para 2020. Dos meses después, la cifra era del -9,5 %. Eso sí, en el mismo período, la predicción para 2021 pasó del 1,6 % al 6,1 %.



En ese contexto, la economía de la provincia de Almería también ha mostrado un cambio drástico en sus fundamentales durante el confinamiento. La batería de indicadores que recopila el Colegio Profesional de Economistas muestra a las claras este comportamiento. Por ejemplo, la ocupación hotelera y las pernoctaciones (indicadores tradicionales de la actividad turística) cayeron un 100 %, es decir, se fueron a cero. Sería el turístico el sector más afectado de nuestra economía, y no hay que olvidar que es el segundo en importancia con un peso sobre el PIB de en torno al 10 %.

Turismo: viajeros alojados y pernoctaciones

Mejor comportamiento parece que está teniendo el sector inmobiliario, que muestra un fuerte enfriamiento pero que no llega al desplome tan radical del anteriormente mencionado. Algo similar pasa con la matriculación de turismos, que cayó al mínimo en marzo, pero que en abril ya comenzó a remontar y que suele usarse como un proxi del consumo de las familias y de su confianza, ya que se trata de un bien de elevado precio, y que suele conllevar endeudamiento y un pago sostenido a lo largo de varios años.

Compraventa de viviendasMatriculación de turismos

En el frente del mercado laboral el efecto también ha sido importante, sobre todo en lo que a afiliación en la seguridad social se refiere. Comenzamos el año batiendo sistemáticamente los registros de 2019, para caer fuertemente en marzo. Obviamente, hay un buen número de trabajadores aún en el aire y que podrían ir a engrosar las listas del paro si la salida de los ERTE no se acompasa con la realidad económica de las empresas en las que siguen en alta.

Afiliados a la seguridad social

Finalmente, la inversión no mostraba datos halagüeños desde hacía meses, con un comportamiento más suave que en años anteriores y que tras el estado de alarma se ha mostrado aún más retraída. No olvidemos que la inversión de hoy es la base del crecimiento de mañana.

Pero sigue habiendo un faro que se mantiene iluminando el horizonte. Nuevamente, como ya ha pasado en crisis anteriores, la agricultura y todo si clúster empresarial ha mantenido los niveles de actividad. Por un lado, no se vio obligada a cerrar dada su clasificación como actividad esencial, y por otro, ha estado mejorando los registros de exportaciones durante los tres primeros meses del año, marzo inclusive. Nuevamente este sector se configura como el último colchón de seguridad de la economía almeriense y como el valor más seguro dentro del tejido productivo provincial.

Exportaciones agrícolas

Para cerrar este rápido repaso a la situación, vamos a aventurarnos con el futuro. Para empezar y de momento (no podemos despreciar el riesgo de recaída y nuevo “cierre” de la actividad) esta crisis es claramente diferente de la anterior. Por un lado, esta ha sido una crisis autoinfringida, resultado de anteponer la salud de los ciudadanos al resto de considerandos. Para continuar, el tejido productivo no ha sufrido daño directo, las empresas y familias se habían estado desendeudando en los años anteriores y eso plantea una mejor situación de solvencia, al menos inicialmente. Además, el sector financiero ya no está en el centro del desastre (la de 2009 fue una crisis de origen financiero), y puede contribuir con su financiación a la superación de los problemas de las empresas solventes.

Ni siquiera parece que la preocupación de los ciudadanos sea del mismo nivel que en 2009 (véase el gráfico de Google Trends). Por lo tanto, esta crisis posiblemente será menos intensa y más corta en el tiempo… Lo que no quita para que, como todas las crisis, deje en el arcén a muchas personas y empresas y para que surjan nuevas oportunidades para el nacimiento de nuevas ideas y también de nuevas empresas. Posiblemente, la medida de lo rápido o lento que nos recuperemos la dará el sector turístico. Él ha sido el más dañado y, por tanto, él será en principal indicador a seguir para comprender la evolución de la tormenta en los próximos meses.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando pasen estos días coronavíricos

Lo que el COVID-19 nos está enseñando sobre nuestro futuro

Economía de guerra