¿Es éste el camino?

Vaya por delante que no lo creo. A través de la edición de fin de semana de faq-mac he llegado a esta noticia de Tendencias de la ingeniería.
La idea es relativamente sencilla, se trataría de capturar el CO2 en sus puntos de emisión, comprimirlo e inyectarlo en el subsuelo. La noticia plantea que se han identificado potenciales almacenes para el equivalente a 900 años de emisiones industriales.
Aunque podría tretarse de una forma de reducir considerablemente las emisiones a corto plazo, esta solución adolece de algunos serios problemas.


  • El primero es que parece sacada de un guión de los Simpsons, concretamente del episodio en el que metían la basura bajo tierra.
  • La segunda, desde una perspectiva más seria es que no ataca la fuente del problema, que es básicamente la generación de energía con hidrocarburos. Por tanto, en cualquier caso, habría que plantear una estrategia alternativa de reducción de dichas actividades ya que es seguro que no existe una capacidad infinita de almacenamiento.
  • La tercera es el ya comentado en otras ocasiones principio de prudencia. No sabemos los problemas que podría inducir la inyección del CO2 bajo tierra, tampoco estamos seguros de que el almacén sea estable y no tenga riesgos de fugas, filtraciones, terremotos, etc.
  • Una cuarta vendría dada, si quieren ustedes por la propia naturaleza de la solución. En el lenguaje de Riechmann sería una solución no biomimética y generadora de una tecnoestructura altamente incompatible con el medio ambiente.


Por otro lado, esta tecnología aumentaría el coste de producción del kilowatio en un 50%, lo que me lleva a plantearme si no es posible encontrar una fuente de generación alternativa que sea competitiva y no genere impacto a un coste similar.
Recomiendo que se lea el artículo entero, pues se hace referencia en él a una hipotética vuelta al carbón:
El creciente interés norteamericano por las tecnologías que mitiguen el impacto medioambiental del consumo de combustibles se justifica por varios motivos. En primer lugar porque las perspectivas de la reducción de las extracciones petrolíferas sugiere que en las próximas décadas será necesario regresar a un conocido hidrocarburo sólido, el carbón.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista