Apple, ecología y el nuevo consumidor

Al principio de la Revolución Industrial lo importante eran la maquinaria y el volumen de producción. Los productos se estandarizaron para poder fabricarlos en serie y reducir los costes (y los precios). Con la mejora de la renta y el acceso de cada vez más personas a los mercados de consumo, y con el aumento de la competencia, los productores comenzaron a comprender las ventajas de la publicidad y el marketing. Y, hoy día, una de las misiones principales de ese marketing es lograr que los consumidores perciban un producto (aunque sea en gran medida estándar) como distinto del resto. Es lo que se ha venido a llamar diferenciación.

Seguir leyendo en Faq-mac.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

La influencia religiosa en la nomenclatura agrocooperativa española

La estrategia del escorpión

Un mundo posagrario (un relato de agrificción)