Cambios estructurales en el comercio exterior agroalimentario español, 2010-2020 (1)

Con los datos de 2020 ya cerrados en lo que se refiere al comercio exterior agroalimentario español (aquí el magnífico informe al respecto de Plataforma Tierra), a este que les escribe le apetecía ver si se habían producido cambios estructurales en nuestras exportaciones a lo largo de los años que median entre 2010 y 2020, dado que ambas cifras son redondas y se sitúan también ubicadas en medio de sendos periodos de crisis económica.

Las exportaciones agroalimentarias crecieron a un ritmo del 6,3 % acumulativo anual

Lo primero que es destacable es el ritmo de crecimiento de las exportaciones en los 11 años que analizamos. En términos nominales, han pasado de algo más de 28.800 millones de euros a una cifra ligeramente superior a los 53.000 millones. Esta variación equivale a un crecimiento anual acumulativo durante el periodo de un 6,3 %. Para ponerlo en perspectiva y tener una imagen más fiel de lo que eso significa, pensemos que en el mismo período el conjunto de las exportaciones españolas creció a un ritmo del 3,6 %, casi 3 puntos porcentuales menos.

Evolución creciente de las exportaciones agroalimentaria entre 2010 y 2020


En esta primera entrega vamos a preguntarnos si ha habido algún capítulo del arancel agroalimentario que haya fortalecido su posición de competitividad relativa con respecto al resto. Es decir, vamos a analizar qué capítulos han aumentado su especialización y cuáles la han reducido.

Ganadores y perdedores relativos

Lo cierto es que todos los capítulos han mostrado crecimientos exportadores a lo largo del periodo con respecto a la situación de partida, excepción hecha del tabaco y sus sucedáneos, que han reducido su volumen a un ritmo acumulado anual del -1,6 %.

Pero, obviamente, no todos los capítulos han crecido al mismo ritmo…

De hecho, aquellos que han logrado crecer por encima del 6,3 % del conjunto del agroalimentario han aumentado su cuota en el conjunto del agroalimentario, aumentando por tanto su especialización en nuestra cesta de producciones.

En el gráfico siguiente pueden verse tanto las tasas de crecimiento anual acumuladas de los capítulos del arancel como el peso en porcentaje que estos tenían sobre el conjunto de las exportaciones agroalimentarias en 2020. De los cinco sectores más importantes de la subbalanza comercial (frutas, carne, hortalizas, bebidas, y grasas y aceites) solo la carne aumentó su especialización, mientras que los otros cuatro la redujeron ligeramente (las bebidas algo más).

Gráfico en el que se compara para cada capítulo del arancel su peso relativo en 2020 con su tasa de crecimiento acumulativa anual


El caso de la carne es el más llamativo

Precisamente, el caso de la carne es especialmente llamativo, ya que ha sido, además, el capítulo que más ha aumentado su especialización en la última década, con un ritmo de crecimiento anual acumulado del 11,4 %, lo que le ha llevado a situarse en el segundo puesto del ranking por debajo de las frutas y por encima de las hortalizas frescas.

En el gráfico siguiente se puede ver de manera más simple el cambio acaecido en el grado de especialización. Para medir el aumento o retroceso de la especialización se ha calculado la tasa de variación en tanto por uno entre la cuota obtenida en 2020 y la que tenían en 2010. Así, se pone de manifiesto que el segundo capitulo que más ha crecido en importancia relativa ha sido el de los jugos y extractos vegetales.

Variación de la especialización relativa


En el lado contrario, y al margen del ya comentado del tabaco y sus sucedáneos, hay un grupo de capítulos que pierden peso de forma muy similar, como son el cacao y sus preparaciones, los cereales, los productos de la pesca y acuicultura y los azúcares y artículos de confitería. De ellos, el más relevante en términos económicos es el de la pesca, que ha pasado de representar el 6,7 % de nuestras exportaciones agroalimentarias en 2010 al 5,1 % de 2020.



En próximas entregas iremos profundizando un poco más en los datos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Hablamos de urbanización o de desruralización?

El coste de la mano de obra como motor de cambio en la agricultura de Almería

Carta a mi hijo