Mentiras piadosas

Alberto dejó reposar el fusil sobre los pies de la cama. Ella le preguntó si la quería. No tuvo más remedio que mentir: "te deseo", le dijo. Se abrazaron, se besaron, se acariciaron, se fundieron en un abrazo profundo y pudieron olvidarse del mundo por unos minutos. Luego, cuando abandonó aquel dulce cuerpo desnudo volvió a mentir: "Volveré". Y con el fusil al hombro salió en busca de una bala a la altura de su frente.

Comentarios

  1. Anónimo1:00 p. m.

    Que fusil es ese!!!! que te llega al hombro.......... Anónima ansiosa

    ResponderEliminar
  2. Y tan ansiosa... Con el fusil al hombro... no con un fusil que le llegaba al hombro...
    Si es que a las palabras la carga el diablo...
    :-P

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El coste de la mano de obra como motor de cambio en la agricultura de Almería

Consecuencias del aumento de los costes agrarios

Al final, nuestros hijos sí que vivirán mejor que nosotros