La sombra inmóvil [Relato]

El cementerio estaba lleno de sombras, sombras que acechaban entre los claros de luna. Sombras que manchaban el blanco marmóreo de las lápidas, sombras que se movían lúgubres. Sólo una permanecía inmóvil, como siempre desde hacía 243 años: esperando. En algún lugar del mundo de los vivos andaba perdido su amor, Matusalén.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista