martes, febrero 27, 2007

Los problemas de la multiculturalidad

¿Se imaginan un colegio con un 80% de alumnos inmigrantes? En la provincia de Almería no es tan complicado encontrar centros así. ¿Se imaginan eso en Cataluña? A los problemas tradicionales de idioma y cultura se les suma el factor catalán. Una sociedad que se comunica normalmente en su propio idioma, el catalán y que, por tanto, se encuentra con un problema doble. Sus inmigrantes no saben ni español ni catalán: ¿les enseñan uno sólo o les enseñan los dos? Si es uno, ¿cual?
No es nada fácil solucionar esto, pero hay que solucionarlo, en Cataluña y en Almería. Dice el Sindic (el defensor del pueblo) que:
"Los procesos de estigmatización de centros y colectivos pueden desembocar en procesos de rechazo social o étnico que se derivan únicamente de la concentración de situaciones de dificultad"
Retomando lo de las redes de antes, al final hay barreras no físicas que embrollan aún más el cotarro. La sociedad se enfrenta a problemas nuevos sin haber tenido tiempo de modificar sus creencias y valores. ¿Seremos capaces de cambiar lo suficientemente deprisa 0 tendremos en 15 años a unos adolescentes enfurecidos quemando coches en los barrios marginales de nuestras ciudades?

Peter Ghost ha vuelto a la carga

Después de más de un mes de silencio, esta mañana he encontrado en mi agregador de RSS un par de entradas nuevas en el blog de Peter Ghost, el candidato fantasma al rectorado de la Universidad de Almería.
No recomendable para los que no están relacionados con el mundo universitario (podría provocar un ataque de melancolía de muy difícil curación).

Nodos y redes

En los últimos tiempos se ha puesto de moda la utilización de la teoría de redes para explicar muchos de los fenómenos socioeconómicos más relevantes. De hecho, se suele decir con gran atino que merced a la globalización el tejido de la red mundial se ha extendido y ha ganado en grosor de trama. A su vez, este engrosamiento de la malla favorece y permite profundizar en el fenómeno global.
La red, que actúa en los niveles energético, material y virtual permite la conexión de los mercados y de los territorios del mundo a un nivel que no tiene parangón en la historia. Este proceso, comandado por las grandes empresas multinacionales (que son las primeras beneficiarias del proceso), es el responsable de una reorganización productiva a nivel mundial, en el que las empresas asignan sus funciones a los distintos territorios en relación a su productividad diferencial y sus costes. Teóricamente, los países desarrollados son también principales ganadores, puesto que se deshacen de actividades intensivas en consumo de materiales (y/o de elevado impacto ecológico) y de mano de obra de baja calidad (o cualidad), que se relocalizan en los países pobres en los que la legislación es más laxa y los salarios más bajos. Asimismo, gran parte de la basura generada por los países desarrollados termina en sumideros del tercer mundo (paradigmático es el caso de China y la basura tecnológica).
Teóricamente, también, los nodos centrales de la red mejoran su calidad ambiental y se quedan con los empleos de mayor cualificación y salario, generándose de esta forma mejoras en ambos lados de la red. Los pobres logran nuevas actividades que (aunque dañan su entorno) inyectan renta a sus habitantes y los ricos mejoran la calidad de su entorno, logran productos de consumo más baratos y mantienen su estado de centralidad en la red, ejerciendo el poder merced a sus recursos humanos más capacitados y el control de los flujos de capitales.
Sin embargo, la extensión de la red ha traído en los últimos tiempos alguna consecuencia no esperada. Así, China e India han comenzado a fagocitar no sólo empleos de baja cualificación, sino también de elevado nivel. Al mismo tiempo, la puesta en funcionamiento de sus capacidades productivas y sus enormes mercados interiores han desatado una necesidad estratégica de garantizarse el acceso a las materias primas. Se han convertido por su dinamismo y peso poblacional en nuevos nodos (de momento secundarios) de la red. El aumento de peso de estos nuevos centros, evidentemente suponen una erosión cierta del poder de centralidad de los nodos más vetustos, que se ven obligados a intervenir para garantizarse el suministro de energía y materiales en los que seguir sustentando su nivel.
En la medida que los nuevos nodos crezcan y generen tensiones en los mercados de materias primas y de productos energéticos, los antiguos se sentirán amenazados pudiendo desencadenarse enfrentamientos entre ellos, enfrentamientos que en casos extremos podrían terminar generando regriegas militares.
Por suerte, o por desgracia, tanto los nuevos como los viejos nodos de la red tienen hoy un enemigo común, que curiosamente conforma una red paralela, esta vez de terrorismo, que intenta socavar el liderazgo de Occidente y que propugna la existencia de un Califato cuasi universal. Al Qaeda es, hoy por hoy, la mayor garantía de que las potencias emergentes y declinantes no se enfrentaran militarmente, al menos mientras exista el enemigo común. Un enemigo que es como una hidra, a la que le salen más y más cabezas cada vez que le arrancamos una, una hidra que una y otra vez teje la maraña de relaciones en la que se basa y que no conoce el desánimo pues su guerra no es de este mundo.
La historia de los próximos años vendrá marcada por la búsqueda de nuevos equilibrios de poder (económico y político), la lucha a nivel internacional contra la pesadilla del fundamentalismo religioso y la búsqueda del acoplamiento de nuestra gran red a su finita superficie de sustento: la biosfera.

lunes, febrero 26, 2007

Versos encontrados en un rincón

Para no ver lo que ven tus ojos
cierras la puerta que me delata
y me dejas, aterido y solo,
al otro lado de tu alma.

Fechado el 8/11/2007

Terrorismo en el mundo virtual

Leo (alucinado) en 20 Minutos que hay un grupo terrorista realizando atentados en Second Life, un mundo virtual en el que los jugadores se conectan para llevar una vida paralela. Es curioso que este mundo virtual termine pareciéndose tanto al real. Y nada alentador, en el sentido de que cuando se nos da la oportunidad, optamos por crear un mundo tan parecido al actual que da miedo: reproducimos los mismos esquemas, especulación inmobiliaria, sobrevaloración de la juventud y, ahora, violencia (aunque sea virtual) para hacer oir nuestras ideas.

Menos mal que es un juego...

La universidad del siglo XXI

Este post aparecerá como artículo en la revista UAL XXI en breves fechas.

¿Qué quiero yo para la Universidad del siglo XXI? Tengo al menos dos respuestas para esta pregunta. La más corta se limita al ámbito de la intuición: la deseo simplemente mejor. La más elaborada, trasciende ese ámbito y se debate entre diversos postulados que intentaré resumir en las próximas líneas.
Resulta evidente que la Universidad moderna tiene claramente dos misiones complementarias: la investigación y la formación de calidad. Calidad, fácil de decir, pero muy complicado de llevar a cabo. Tan difícil que se suele confundir con un mecanismo burocrático complejo de conformidades y disconformidades, que se empeña en el seguimiento documental pero deja de lado cuestiones más mundanas como la satisfacción de usuarios y trabajadores. La actual Universidad (al menos la pública) tiende a fijarse en la investigación, habiendo generado incentivos adecuados para su fomento, con el efecto secundario de haber convertido la docencia en un estorbo para la carrera académica. Esta situación debe ser revertida a riesgo de que las universidades privadas, que ponen el énfasis en esta función, sigan rascando cuota de mercado.
Otra cuestión importante es la forma en la que se realizan los planes de estudios, que terminan respondiendo a la demanda de créditos lectivos de los distintos departamentos, sin apenas prestar atención a las demandas de la sociedad, lugar en el que los egresados tendrán que poner en práctica los conocimientos adquiridos. No se trata tampoco de obedecer a ciegas lo que dicta la sociedad, puesto que las miras de la Universidad deben estar situadas en el largo plazo, siendo más importante “amueblar” adecuadamente las cabezas, antes que conocer el funcionamiento concreto y específico de una determinada herramienta que no sabemos cuándo quedará obsoleta.
Por otro lado, la Universidad del siglo XXI debe estar comprometida con los retos de la sociedad, retos globales sobre los que hay que reflexionar y aportar planteamientos críticos y soluciones, siendo el ámbito universitario el lugar natural para el desarrollo de esta actividad. La crisis ecológica global que avanza, el cambio climático, las necesidades crecientes de energía o los retos de la inmigración son asuntos que trascienden las fronteras nacionales y generacionales y que requieren de la participación de conocimiento e imaginación en términos paritarios.
Finalmente, sueño con una institución en la que los recursos no se escatimen. O simplemente no se repartan como caramelos: un poco para cada uno, para que todos estén contentos. Los fondos públicos deben ser invertidos con mayor cuidado si cabe que los privados, ya que en este último caso ya se cuidan los interesados directamente del rendimiento de su inversión.
En suma, la Universidad de este siglo que avanza debería ser más consciente de su doble naturaleza, debería incardinarse más con la sociedad, comprometiéndose con los retos más importantes que ésta soporta y sin miserias presupuestarias para aquellas cuestiones que se planteen prioritarias.

sábado, febrero 24, 2007

El esquema conceptual

Partiendo de un gráfico simple de gran poder explicativo de René Passet, consistente en tres círculos concéntricos de distinto radio, y de algunas lecturas, la otra noche cristalicé este esquema de relaciones entre los sistemas económico, social y natural, posiblemente erróneo, pero asimismo útil, para comprender la importancia del cambio en los valores de la sociedad del que he estado escribiendo en los últimos posts. El círculo más amplio de Passet es la biosfera, el intermedio es el de las relaciones humanas y el más pequeño es el de las relaciones económicas. Sencillo y efectivo: la economía se desenvuelve (aunque suela olvidarlo) dentro de los límites de la biosfera; ergo sin ella, tampoco hay relaciones humanas ni mucho menos economía.
En el esquema que propongo lo único que hago es incardinar el sistema de valores en las relaciones de Passet. Esos valores de la sociedad definen nuestra forma de interactuar con la naturaleza a través del sistema social (lo que he denominado actividades no económicas y que puden ser desde comportamientos favorecedores de la sostenibilidad como contrarios a ella, pero cuyo origen no es una motivación económica, por ejemplo: la declaración de parques naturales). A través del sistema social, los valores se materializan en leyes y ordenanzas que son el principal instrumento de control del sistema económico. Este límite suele ser, además, un límite fuerte, al menos en los países desarrollados, donde el incumplimiento suele tener repercusiones para los agentes económicos. Existe, además, una limitación más laxa que proviene directamente del sistema de valores preponderante. En este caso la limitación actúa a nivel individual, más que colectivo, y que influye en el proceso de toma de decisiones de los agentes a un nivel más subconsciente.

En ocasiones, la presión de una parte particularmente sonora de la sociedad puede inducir cambios legales que pretendar operar en favor de la conservación del medioambiente. Sin embargo, si el sistema de valores mayoritario no se ha modificado, el cumplimiento de la ley no será muy elevado. A modo de ejemplo recuerdo mi experiencia a principios de los 90 como empresario del sector de la recogida de residuos químicos (concretamente, del sector fotográfico). La novedosa ley andaluza prohibía su vertido a la alcantarilla. Mi empresa pretendía recoger estos residuos, retirar la plata que contenían y que esta recuperación costeara parte del proceso de inertización. Ninguno de nuestros posibles clientes estaba dispuesto a pagar por la retirada del producto, antes al contrario, la mayor parte de ellos querían cobrar por el valor de la plata incluido en los químicos. Y la Administración, por otro lado, tampoco mostró ningún interés por hacer cumplir su propia normativa. Simplemente, el sistema de valores de entonces (desgraciadamente, casi igual que el actual) no consideraba necesaria esa operación. Resultado: empresa fallida.
Por eso insisto en los últimos tiempos que antes que el cambio legal debe producirse el cambio en nuestro esquema de valores ético-moral. Una vez producido éste, actuará como limitante doble: desde el punto de vista de una legalidad acorde con el nuevo sistema y desde el punto de vista de los comportamientos individuales.
La tragedia es que el mecanismo de concienciación (reflejado también en el esquema) actúa de forma demasiado lenta y es posible que no alcance para que la situación sea recuperable, al menos en un plazo razonable.

jueves, febrero 22, 2007

Cara y cruz del biodiésel

Ahora si. Ahora si que parece que España se ha tomado en serio lo de cambiar de modelo energético. Las opciones que se plantean para abandonar nuestra elevada dependencia de los combustibles fósiles (no renovables en términos de tiempo humano) son variadas y van desde las estrictamente renovables (o inagotables) como la solar al aprovechamiento de la biomasa, bien como agente combustible primario, bien como materia prima para aceites vegetales (como el biodiésel, aunque estrictamente tiene más de fósil que de vegetal). Incluso, se está planteando una revisión de nuestro abandono de la energía nuclear (aunque ahora viene vestidita de blanco y sin contaminar –¿es eso posible de verdad?–).
Una de las opciones de más rápida puesta en marcha está la del biodiésel, como habrá podido comprobar cualquiera que haya viajado en los últimos tiempos por las autovías españolas (por ejemplo, en la provincia de Sevilla hay multitud de gasolineras que lo ofrecen en sus surtidores). Este combustible reduce la contaminación y, según la publicidad, genera un menor desgaste mecánico del motor, por lo que se aumenta la vida útil de la máquina. Sus ventajas (cuesta igual que el normal) son suficientes para que el consumo se haya disparado en los últimos tiempos y, con él, las necesidades de suelo para producir las oleaginosas de las que se obtiene. Así, cual efecto mariposa, el precio de las tortitas de maíz en Méjico se ha disparado, o el cultivo de la soja amenaza la Amazonía.
Se pone así de manifiesto una cuestión crucial, el verdadero problema no es sólo la fuente de energía que utilizamos, sino, sobre todo, la cantidad de energía que usamos y que (en gran medida) derrochamos. Usar biomasa o biodiésel no es la solución. La única solución es un cambio sustancial en nuestro sistema de valores, en nuestro sistema social y, por último, en nuestro sistema económico.

La mentira del desarrollo sostenible

Finalmente me atrevo a llamar a las cosas por su nombre. ¡Aleluya!
El desarrollo sostenible no existe. ¡Aleluya!
Los políticos sólo adjetivan con una cualidad deseable el verdadero objetivo. ¡Aleluya!
La sociedad prefiere el desarrollo a la sostenibilidad. ¡Aleluya!
Nuestro consumo de materia y energía es un despilfarro. ¡Aleluya!
La verdadera fuente de crecimiento es la mejora de la eficiencia material y energética (no necesariamente económica). ¡Aleluya!
El mundo material alcanza a la economía. ¡Aleluya!
Los servicios serán los reyes del crecimiento a largo plazo. ¡Aleluya!
¡Optemos por la calidad de vida sostenida!
¡Cambiemos nuestro sistema de valores!
¡Concedamos espacio ecológico para el crecimiento de los pobres!
Malthus es el nuevo profeta. ¡Aleluya!

Amén.

Una web interesante: Nuestras mentiras

Una más para mi agregador de RSS: Nuestras mentiras. Una bitácora que aspira a convertirse en la enciclopedia de la mentira humana. Con comentarios de J.M. Rada y dibujos de Eneko.
Un espacio para reflexionar o indignar, el lector elige que hace.
Enlace a Nuestras Mentiras.

miércoles, febrero 21, 2007

Comentarios a ¿Semos sostenibles?

Un lector anónimo pegó esto ayer en los comentarios de la entrada de referencia:

"Aunque estos intentos de concienciación social algo harán, no digo que no, me sigue pareciendo ingenuo mientras el más largo plazo que consideren las empresas sea el del próximo reparto de pluses a los consejeros, asesores y demás ralea. Los que toman las decisiones que puedan evitar esos males, ni pueden - no les dejan -, ni saben, ni lo necesitan.
En fin queridos ingenuos, seguid soñando. ¡Ah! Y olvidaros de la ayuda de los políticos: nos hemos encargado de crear un sistema en que la política sólo sirve para entretener a las masas mientras la toma de decisiones está en manos de los empresarios."


Este mensaje denota, al menos, un par de cuestiones que podrían estar en la base de la insostenibilidad de nuestro modelo económico (y social). Uno es el planteamiento cortoplacista de las empresas que, por otro lado, no puede ser de otra manera mientras los consumidores, los accionistas y las autoridades no modifiquemos nuestro marco ético lo suficiente como para penalizar con el no consumo los productos de las empresas que actúan según esos cánones.
La otra gran cuestión es la melancolía transformada en incredulidad con respecto a la actuación de la clase política. No le falta razón al comentarista. La apabullante abstención del referéndum sobre el estatuto de Andalucía es, en el fondo, una llamada de atención sobre la desconexión de lo que los políticos tratan en el parlamento y lo que los ciudadanos consideran importante o relevante para sus vidas (por mucho que Chaves se empeñe en decir que la abstención se debe a la claridad del resultado).
Por otro lado, la actitud que se adivina (se adivina, no se sabe) de pasotismo no ayuda nada. Es más, contribuye decisivamente a que las cosas no cambien. Hoy las otrora masas silenciosas contamos con herramientas de comunicación, movilización y presión con las que no podíamos soñar tan sólo hace 10 años. Si estas herramientas se utilizan sólo medianamente bien, se pueden lograr muchos cambios. Por ejemplo, la publicación en una web de un informe sobre las condiciones laborales de uno de los fabricantes del iPod de Apple, obligó a la empresa de la manzana a actuar decididamente so pena de dañar su imagen de empresa guay. Si el idioma de la empresa es el dinero, es en ese idioma en el que hay que hablarle.
Y lo mismo sucede con los políticos. Sólo se acuerdan de los votantes cada 4 años, pero en el interludio entre elección y elección podemos aprender de los lobbys y hacer que, al menos, sus olvidos, renuncios contradicciones e incumplimientos no caigan en saco roto y se vean obligados a explicar el por qué de los mismos.
Hay que ser algo ingenuos, algo valientes y nada pasotas. Es de nuestro futuro de lo que estamos hablando.

lunes, febrero 19, 2007

Hoy no me puedo levantar

El pasado sábado, el que suscribe con un grupo de amigos se marchó a Madrid para asistir al musical de Mecano. Mejor dicho, al musical de Nacho Cano. Suponía que asistiría a un ejercicio de rememoración nostálgica de los éxitos del grupo madrileño, suponía también una trama escasa, una mera urdimbre de escusas para escuchar las viejas canciones. De hecho, no creo que hubiera ningún asistente de menos de 20 años ni de más de 45 y, por tanto, todo el mundo se sabía las canciones (me quedé ronco de cantar :-) ).

Primera sorpresa: Cada una de las dos partes del espectáculo podría tener vida propia. De hecho, parecen escritos por personas distintas.
Segunda sorpresa: La duración, rozando el exceso. Aún cuando se supone que dura 3 horas 20 minutos (eso ponen la web y el cartel), la cosa salta de las 4 horas, con lo que al final del musical, las nalgas te recuerdan que existen y que tienen terminaciones nerviosas.
Tercera sorpresa: la primera parte es muy graciosa, PERO (un pero muy grande) la forma de arrancar la carcajada es recurriendo al siempre sencillo peo, de forma que navega la producción entre lo chabacano y lo escatológico.
Cuarta sorpresa: afortunadamente, la segunda parte gana en consistencia argumental, la historia avanza y llega a rozar lo trágico. Esta parte es más profunda, habla de amor, de sueños rotos, de triunfo relativo y de fracaso. Incluso los números musicales ganan en espectacularidad.
La cosa terminó con el público en pie, cantando a la par que los actores y pidiendo otra, otra, otra. Y terminó también pasadas las 3 de la madrugada (comenzó a las 10:30 horas), con nuestros estómagos pidiendo condumio (hay que ir cenados), aunque en Madrid siempre es posible encontrar algún lugar abierto a cualquier hora.

viernes, febrero 16, 2007

¿Semos sostenibles?

Por diversas cuestiones, entre las que se encuentran mis prioridades personales, en los últimos tiempos estoy volviendo a las lecturas con las que inicié mi tema de tesis doctoral primigenio (al que me gustaría volver algún día).
Y, antes que la pregunta, me asalta la respuesta: nuestro actual sistema económico no es sostenible. Estamos constantemente viviendo por encima de nuestra frontera de posibilidades de producción, y no lo notamos demasiado porque, como un mal heredero seguimos sacando fondos de nuestras cuentas por encima de los ingresos que se realizan.
No
semos sostenibles y, tendencialmente, vamos a peor.

miércoles, febrero 14, 2007

Oración a San Valentín

Santo de los desvaríos, querido San Valentín,
desde que de ti se apoderaron los de Galerías Preciados
las floristas y los del restaurán no ven a mi pasar:
se centran en mi cartera por si saco la Visa a pasear.

San Valentín de mi vida y del Centro Comercial
haz que mi chica me quiera sin tenerle que comprar
una joya, unas rosas o la mitad de su ajuar.

San Valentín del demonio ¿cuando te vas a cansar
de rascarnos el bolsillo cada año sin parar?

Amén.

(No me he podido resitir, lo siento).

Notas a la nota de los obispos

Ayer recibía un mensaje de correo electrónico con las consideraciones de los obispos respecto del Estatuto andaluz que se somete a referendum el próximo domingo. Debo decir que tengo mis dudas con respecto al mismo y que me da miedo la cultura globalgarantista que representa, en la que todo son derechos y hay muy pocas obligaciones.
No obstante, he creído oportuno hacer algunas acotaciones a las consideraciones de los doctos representantes de la Iglesia en Andalucía:


1. Los ciudadanos de Andalucía estamos convocados el próximo 18 de febrero a un referéndum para pronunciarnos sobre la reforma del Estatuto de Autonomía de nuestra Comunidad. El nuevo texto sometido a votación tiene un amplio apoyo parlamentario. Esto es positivo, aunque el consenso no es el último criterio para valorar moralmente un cambio legal.

Totalmente de acuerdo.

2. En orden a que los católicos y cuantos quieran prestar atención a la voz de la Iglesia, puedan emitir su voto con responsabilidad moral sobre el texto que se propone, los obispos de las diócesis andaluzas queremos recordar aquellos criterios que tanto nosotros como la Conferencia Episcopal Española hemos venido ofreciendo a la consideración pública, teniendo en cuenta la tradición doctrinal y moral de la Iglesia. La Iglesia afirma que «el fundamento y la razón de ser de la autoridad política, así como la justificación moral de su ejercicio, en el gobierno y en la oposición, es la defensa y la promoción del bien del conjunto de los ciudadanos (...) Ese servicio al bien común es el fundamento del valor y la excelencia de la vida política».

Otra vez 100% de acuerdo

3. La ordenación de la sociedad es tanto más democrática cuanto más y mejor se sirve del principio de subsidiariedad, excluyendo el intervencionismo de la Administración, sobre todo cuando ésta pretende controlar aspectos de la vida social que resultan del ejercicio de los derechos inalienables de la persona, de la familia y de las instituciones jurídicas que los amparan. El Papa nos ha recordado recientemente que «conviene ponerse en guardia frente al riesgo de un ejercicio de la democracia que se transforme en dictadura del relativismo, proponiendo modelos antropológicos incompatibles con la naturaleza y la dignidad del hombre»

Aquí comienzan las desavenencias. Querido Papi (es que nos tratamos con familiaridad), casi podría estar de acuerdo, el problema es que la alternativa que tú representas es la dictadura del dogma. Qué quieres que te diga, prefiero 100.000 veces más el relativismo, puesto que es mucho más sencillo de modificar, que la idea que tiene la Iglesia sobre la naturaleza y dignidad del hombre.

4. Apreciamos con satisfacción que el Estatuto recoge ampliamente y desarrolla los derechos sociales de los ciudadanos, particularmente los que asisten a las personas discapacitadas o dependientes; a los jóvenes que se incorporan al trabajo; a los ancianos; y a las minorías sociales cuya identidad cultural e integración el Estatuto ampara.

Ahí le veo yo el problema al Estatuto. Todo son derechos para todos. Pero luego habrá que garantizar esos derechos. Cosa que no es tan sencilla. ¿Acaso no dice la Constitución que todos los españoles tenemos derecho a una vivienda digna?

5. Sin embargo, la regulación de los derechos y los deberes que se hace en el Título I del Estatuto sigue siendo preocupante. No es nuestro cometido pronunciarnos sobre la pertinencia jurídica de que estos derechos, que ya están regulados por la Constitución, formen parte de un Estatuto de Autonomía. Vemos, sin embargo, con inquietud cómo están redefinidos algunos de esos derechos, como los que se refieren a la protección íntegra de la vida humana y a la protección de la familia basada en el matrimonio verdadero. En el nuevo texto persiste una regulación de los poderes públicos claramente intervencionista, que atribuye a la Administración pública una capacidad para controlar demasiados aspectos de la vida social, con un protagonismo que pone en riesgo el desarrollo democrático de la sociedad.

Vayamos a las particularidades, aunque esto del matrimonio verdadero me hace mucha gracia.

6. En particular, no podemos menos de hacer las observaciones siguientes:

- Algunos artículos pueden dar protección jurídica a graves ataques a la vida humana, que la ley debe tutelar y amparar desde el momento de su concepción y su fase inicial de desarrollo hasta su fin natural.

Claro, lo que limita la libertad individual de cada cual, incluso la libertad a finalizar su vida. Me pregunto yo, si tanta preocupación tiene la Iglesia con la vida, ¿por qué no los he visto manifestarse contra las tabaqueras que provocan cientos de miles de muertes al año en el mundo? (Es legal, pero ¿es moral vender algo a sabiendas de que es dañino para el que lo consume?). O, ¿Por qué se sigue condenando moralmente el uso del preservativo en África, cuando se contagian de SIDA a miles todos los días? (la solución es que no follen: nada más antinatural para el ser humano).

– El Estatuto hace concesiones a la «ideología de género» vigente, que propone una pretendida valoración neutra de la sexualidad humana de espaldas a los fundamentos antropológicos de la diferenciación de los sexos y de su complementariedad.

Los derechos no pueden entender de diferencias antropométricas, ni de sexo ni de raza ni de nada. Dicho esto, estoy de acuerdo en considerar que el tratamiento del género en nuestra sociedad actual es bastante estúpido. Como siempre, nos centramos en las formas y no en el fondo, compañeros y compañeras...

– El texto que se somete a consulta equipara los efectos jurídicos del matrimonio, y de la familia fundada en el matrimonio, a otro tipo de uniones. Esta equiparación inevitablemente acaba por debilitar y desestabilizar el matrimonio y la familia.

Esto si que no lo entiendo. ¿De qué manera debilita mi unión familiar el hecho de tener una pareja de vecinos gay casada en el rellano? ¿A lo mejor me hago homosexual porque a ellos se vea más felices que a mi? ¿No será que el problema es que el relativismo moral en este capítulo va a contribuir al vaciamiento real de los seminarios diocesanos?

7. El Estatuto incluye en su articulado que la educación pública, definida como laica, «conforme al carácter aconfesional del Estado», «tendrá en cuenta las creencias religiosas de la confesión católica y de las restantes confesiones existentes en la sociedad andaluza»(art. 21, 2). No obstante, esta afirmación no es garantía suficiente que evite dar cobertura a políticas laicistas que no reconocen el valor social y la dimensión pública de la religión como derecho fundamental de la persona. La Constitución de 1978 habla claramente de una colaboración de los poderes públicos con la Iglesia Católica y con las demás confesiones religiosas.

Colaborar no significa aceptar los criterios del otro sin más. Aunque este es el problema de quedarse siempre a medio camino. Si hubiéramos conceptuado el Estado como laico en vez de aconfesional este tipo de estupideces no tendrían cabida. La religión es un atributo privativo de los individuos y debe estar considerada dentro de la esfera privada de la sociedad, tal y como la pertenencia a una ONG o al Club Náutico de Palma.

8. La tutela efectiva de la libertad de la Iglesia Católica en Andalucía forma parte de la salvaguarda de la identidad histórica de nuestro pueblo, en el pasado y en el presente. Por eso, llama la atención que en el Preámbulo en el que se hace una reflexión sobre la identidad y la historia de Andalucía no se haga mención alguna a la cultura cristiana de la sociedad andaluza y española.

Totalmente de acuerdo. Aunque para ser más exactos, a mi me hubiera gustado un repaso completo, desde los dioses importados de los fenicios, hasta el culto imperial del Imperio romano, pasando por los 8 siglos de presencia islámica. Incluso, habría que haber hecho un poco de referencia a las comunidades judías que vivieron en nuestro suelo. También podrían haber comentado que Andalucía es algo más que el Valle del Guadalquivir y su entorno.

9. Por todo lo dicho, recordamos a los católicos andaluces la obligación moral en conciencia que tienen de tomar en consideración, a la hora de emitir su voto, los criterios morales que les permitan proceder con libertad de conciencia y responsabilidad moral. Las leyes reciben su legitimidad del respeto a los derechos fundamentales de la persona y de los grupos sociales, tal como son declarados y defendidos por la doctrina social de la Iglesia.

Casi. Las leyes reciben su legitimidad desde los parlamentos, de los que emana la soberanía popular, o desde los refrendos directos (como es el caso). La moral no tiene nada que ver en ello, al menos directamente. Una ley aprobando la pena de muerte sería condenable moralmente (me gustaría ver a la iglesia pidiendo el perdón para los etarras condenados) pero no por ello dejaría de ser ley si así lo estima oportuno el parlamento. Es lo que tiene vivir en democracia.

10. Al hacer estas observaciones, no dejamos de exhortar a los católicos, y a todos los ciudadanos, a la cooperación en la búsqueda del bien común, y de la solidaridad con todos los territorios y pueblos de España, que incluye en nuestro caso concreto una llamada encarecida a la reconciliación social entre todos los ciudadanos que sigue siendo necesario fomentar.

Cierto nuevamente. Una reconciliación que no se logra ni con revanchismos guerracivilistas ni con programas de radio en los que la bajeza moral y el despelleje del contrario sean el santo y seña: un claro ejemplo de relativismo moral, de la Iglesia.

Córdoba, 23 de enero del 2007
Almería, 14 de febrero de 2007

lunes, febrero 12, 2007

La saturación no es un estado mental

La saturación no es un estado mental. La saturación no es un estado mental...

A lo mejor, a fuerza de repetirlo como un mantra venzo el sueño que me viene cercando durante todo el día y que ahora me tiene atenazados desde los párpados a los brazos.
La saturación no es un estado mental. La saturación...

Me lo digo durante un receso que hago en mi despacho de la UAL mientras disfruto de la obra de Hans Zimmer, concretamente Earth, perteneciente a la banda sonora de Gladiator. Y las ondas sonoras adormecen mis dedos: malditos cascos. Maldito Zimmer.
La saturación no es un estado mental...

Me engaño, sí lo es. Y de los más perniciosos que hay. Uno no piensa, no puede pensar porque una gran roca obstruye la tubería por la que circulan los pensamientos. Entonces, la espalda comienza a tensarse a la altura de las paletillas y lospárpados se cierran mientras buscas el alivio en la curvatura del cuerpo.
La saturación no es un estado mental.
Me digo y miento, mientras la sensación de cansancio y agotamiento satura mi mente.
La saturación es, sobre todo, un estado mental...

domingo, febrero 11, 2007

Y después del capitalismo... ¿Qué?

Hoy me he levantado optimista y me ha dado por pensar que habrá alguna otra sociedad después del capitalismo, el cual irremediablemente se dirige hacia su final. Se dirán ustedes ¿por qué dice este impresentable que el capitalismo tal y como lo conocemos está abocado al desastre? Creo que la respuesta no se encuentra entre los enunciados explícitos del modelo, sino en los tácitos.
En primer lugar el capitalismo se basa en un modelo de tarta permanentemente en crecimiento. Es decir, todos los países pueden crecer económicamente sin perjudicar el crecimiento de los otros. Esto es así gracias a la especialización productiva y al comercio. Pero ese comercio cuya consecuencia lógica es la globalización obvia que cuando el sistema alcanza proporciones planetarias y todos los países son parte del mercado global, comienzan a producirse juegos de suma cero o, incluso, negativa.
Por otro lado, lo que producimos en el mundo desarrollado, por ejemplo, supone importantes externalidades vía emisiones tóxicas, subproductos inutilizables, etc. que bien terminan en la cadena trófica de la cual nos alimentamos, bien se exportan a países medioambientalmente más permisivos (y, normalmente, más pobres).
En esencia, damos por sentado que gracias al comercio y a la tecnología, la frontera de posibilidades de producción es infinitamente ampliable. Sin embargo, se nos olvida que la naturaleza, que es uno de nuestros insumos principales, no tiene una capacidad infinita de crecimiento ni de reproducción, por lo que tarde o temprano alcanzaremos eso que los ecólogos llaman capacidad de carga del medio (k).
Las salidas que se plantean a un problema de carácter global todavía se discuten a nivel local, por lo que no serán óptimas e, incluso, generarán tensiones entre sociedades con distintas percepciones o dentro de las propias sociedades. Las salidas alternativas, decía, a nuestro capitalismo marabunta son diversas.
De un lado, la opción que podríamos denominar europea, puesto que se está poniendo tímidamente en práctica en los países del viejo continente, y que cabría clasificarse de ecocapitalismo. Mediante normativas legales y principios éticos voluntarios, los países y sus empresas toman medidas que disminuyen los impactos medioambientales.
Sin embargo, este tipo de solución, sólo alcanzan a desplazar en el tiempo el desenlace final: llegar a nuestro k. Otra salida posible sería una especie de ecofascismo –o en el otro extremo ecocomunismo–, en el que las decisiones individuales serían sustituidas por las de una élite gobernante que vigilaría supuestamente por mantener los procesos de producción dentro de los límites de la sostenibilidad. Estos movimientos se alimentarían de las filas de perdedores que el capitalismo está generando a lo largo y ancho del mundo y podría llegar a adoptar diversidad de formas, incluida el terrorismo. De hecho, cabría preguntarse hasta qué punto las bases que alimentan hoy a la red Al Qaeda no están movilizados en primera instancia por un sentimiento de pérdida con respecto al Occidente desarrollado al que perciben como explotador e imperialista. En cualquier caso, dado que estos movimientos necesitarían para su perpetuación del apoyo de una parte importante de la sociedad, o como mínimo, de la parte de la sociedad que puede practicar la violencia de forma legal, terminarían acercándose también al límite, con el fin de satisfacer a sus adeptos así como para evitar las comparaciones internas con las sociedades ecocapitalistas.
En cualquier caso, el colapso está prácticamente garantizado en uno u orto escenario.
Los pocos ejemplos de permaculturas que conocemos tienen un par de elementos en común: el control demográfico (férreo como en el caso de Tikopía) y un nivel de vida estable a lo largo del tiempo. ¿Estaríamos dispuestos a vivir en un futuro así? ¿Habremos degradado tanto nuestro entorno que acabaremos viviendo peor que los tikopianos? ¿Lograremos colonizar antes algún otro planeta que nos sirva de huida hacia delante?
Si no es así, y si no adoptamos soluciones desde un punto de vista legal, el heredero del capitalismo no puede ser otro que el mercantilismo, en el que asumanos y aceptemos que nuestros beneficios son las pérdidas de otros. Que la riqueza mundial es una tarta sin levadura infinita y que si queremos comer más, hay que quitárselo a los demás. Y, eso siendo optimista. Porque siendo pesimista, este escenario llevaría a la destrucción de otros países y a la explotación de sus gentes por los que hoy somos los dueños del mundo.
Feliz domingo.

sábado, febrero 10, 2007

Fin de semana trabajoso

Eso es lo que me toca esta semana. Fuera, el clima mejora y desde la pequeña ventana que me ilumina veo un trozo de cielo aoenas nublado. Me toca escribir de Níjar, de sus gentes y de las formas como éstas se ganan la vida. El objetivo es lanzar ideas sobre cómo se la ganarán en el futuro. Y el lunes tiene que estar terminado y listo para imprimir.

viernes, febrero 09, 2007

Los blogs y la responsabilidad ulterior de un profesor

Siempre me ha preocupado la cuestión de la validez temporal de los conocimientos que imparto en mi actividad docente. Lo mío es una ciencia social y como tal evoluciona y se modifica con el tiempo en función de las cuestiones que la sociedad se plantea.
Si tenemos en cuenta que en los últimos años, la velocidad de cambio en el seno de las estructuras sociales y económicas llevan una velocidad de crucero, la preocupación se tinta con los colores de la tragedia: ¿qué pasa si algo que dije o insinué como cierto hoy no pasaría la prueba del algodón? O, simplemente, ¿qué pasa si mis convicciones cambian? Sería paradójico que mis enseñanzas cambiantes terminaran siendo contradictorias entre si con el paso de los años. Una respuesta extrema es evidente: no cambiar los contenidos, no cambiar las ideas. Pero esa solución es lo contrario de lo que cabría esperarse de un ámbito universitario en el que debemos fomentar el espíritu crítico. La otra opción extrema sería abandonar la docencia para evitar así incurrir en alguna incoherencia temporal.
Sin embargo, hay un camino intermedio, un camino en el que la evolución del pensamiento es coherente con la responsabilidad ulterior de los conocimientos impartidos. Dicha vía cubre de paso otro de los objetivos de la Universidad, la difusión del conocimiento. Si las ideas del docente cambia, éste debe comunicar que se ha producido el cambio, y explicarlo, pero no sólo a los alumnos nuevos, sino a los antiguos. Esto es complicado en parte, pero hoy más que nunca resulta posible poder llegar a conseguirse.
En la medida que los profesores vayan utilizando herramientas como los Blogs, o similares, en los que sus alumnos, presentes y pasados puedan conocer paso a paso, incluso de forma tácita, la evolución del pensamiento de su profesor. Esta es una responsabilidad que debiera exigirse a los profesores de cualquier disciplina, pero sobretodo a los de las ciencias sociales.

Por un mundo sin DRM

Hace unos días, el presidente de Apple, en una carta abierta –se puede leer en Faq-mac.com en castellano–, abogaba por la supresión de los DRM. ¿Y qué? Dirán ustedes. Pues mucho... Apple fue premiada hace unos años por la industria musical por su tecnología fair play, que es una solución de DRM gracias a la cual logró convencer a las discográficas para distribuir sus canciones a través de la tienda iTunes. Tienda que a día de hoy es la más exitosa de cuántas existen en el mercado.
¿Qué ha pasado para que el presidente de Apple haya cambiado de opinión? Básicamente dos cosas:
  1. El DRM no tiene éxito (sólo el 3% de la música que hay en los iPod está protegida por DRM.
  2. La presión de algunos países europeos para que Apple abra su tecnología a terceros y así su música (la que vende a través de iTunes) pueda ser reproducida por productos de otros fabricantes.
Aunque la segunda creo que es la más decisiva. Si se lee detenidamente la carta, Jobs dice que licenciar su DRM es lo mismo que hacerlo tan vulnerable que deje de ser operativo. Y, si deja de ser operativo, incumplirían el contrato de distribución de las grandes compañías del mundo de la música. Por tanto, sería absurdo hacer ésto. Sin embargo, la supresión de los DRM permitiría la reproducción de cualquier canción en cualquier tipo de reproductor.
Supongo que los de la SGAE pondrán el grito en el cielo y pedirán un mayor canon, pero hay en las palabras de Jobs un comentario que debería hacerles pensar:
En 2006, más de 2.000 millones de canciones protegidas con DRM fueron vendidas por tiendas en línea en todo el mundo, mientras que 20.000 millones de canciones fueron vendidas sin DRM y totalmente desprotegidas en CDs por esas mismas compañías. Las discográficas venden la mayoría de su música sin proteger y parece que no tienen ninguna intención de cambiar ese comportamiento,ya que la mayoría de sus beneficios dependen de vender CDs que deben ser reproducidos en reproductores incapaces de entender los sistemas DRM.

¿Con qué derecho piden que se nos cobre un canon cuando la propia industria favorece la piratería al no establecer medidas de seguridad en sus CD? Me parece que cuando alguien haga esa pregunta en el lugar adecuado, acabaremos con el auténtico atraco que se empeñan en hacernos.

jueves, febrero 08, 2007

Un poblado romano en La Manga del Mar Menor

Viniendo hoy de Sevilla por la A92 escuchaba en Radio 1 de RNE y, sorprendido, me enteraba de la historia de una arquitecta que buscando un edificio con Google Earth se encontró con una estructura que podría corresponderse con los restos de un poblamiento ¿romano? en mitad de La Manga del Mar Menor, en Murcia.
No me podía creer el tema, así que en cuanto llegué a casa puse el ordenador y comprobé la veracidad de lo que había escuchado. Ante mi sorpresa las sombras que aparecían en el fondo del Mar Menor tomaban forma y hacían no sólo perfectamente creíble la historia de la arquitecta, sino que se me hacía totalmente increíble que nadie se hubiera dado cuenta antes de algo tan evidente.

Decía la chica que le habían dicho que podía tratarse de restos de actividades de dragados para la repoblación de las playas, aunque a la vista de las imágenes esa explicación resulta complicada de creer.
Las coordenadas del lugar son: at=37.7721027336, lon=-0.753916353563
¿Es posible que la tecnología haya afectado tanto nuestra vida que ha logrado democratizar la arqueología?

miércoles, febrero 07, 2007

¿Necesita Google un sistema operativo?

Ayer se conoció la intención de Google de añadir un programa de presentaciones al estilo de PowerPoint o Keynote a su colección de herramientas. Con esta herramienta, la empresa del buscador más utilizado completa casi su set de herramientas gratuitas. Si la memoria no me falla., ya hay a disposición de los usuarios un procesador de textos, una hoja de cálculo, un dietario, un programa de chateo, un organizador de fotografías y el correo electrónico (con agenda de contactos).
Este nuevo movimiento ha vuelto a poner de actualidad la posibilidad de que más pronto que tarde salga a la luz un sistema operativo Google. Desde luego esta posibilidad existe. De ser, me imagino que estaríamos hablando de un nuevo sabor Linux, de libre distribución. De ser, además, tendría que ocurrir en breve. Actualmente estamos al comienzo de una migración progresiva hacia nuevos sistemas. Los usuarios windows se enfrentan al Vista y los usuarios Mac en primavera recibirán el nuevo felino de Cupertino: Leopard. Pero, para ser realmente operativo en el ámbito casero al conjunto de herramientas de Google le falta una básica: una base de datos. Imagino que, en este sentido, lo deben tener más fácil que con el resto de herramientas puesto que los conocimientos para este tipo de aplicación ya se encuentran en la propia empresa cuyo primer objetivo es procesar todo el contenido de la web mundial.
Pero, y esta es la verdadera cuestión, ¿para qué quiere Google sacar al mercado un nuevo sistema operativo si su base de clientes actual es la de cualquier persona que esté conectada a Internet? La mayor parte de las aplicaciones Google funcionan a través del navegador, con lo que son independientes del sistema operativo que utilice el usurario. Precisamente ese es, junto con la gratuidad, uno de los puntos fuertes de la estrategia de la empresa. A mi modo de ver, en realidad, el sistema operativo de Google ya existe (esto también lo dice Olea) y se llama Internet.

martes, febrero 06, 2007

Haciendo de la necesidad virtud

A veces las crisis encierran en lo más profundo de la negrura de las situaciones, oportunidades colosales. Los tiempos de crisis son tiempos de mudanza, de cambio. Y los cambios suelen dejar al aire oportunidades que permiten a los que saben localizarlas mejorar su situación competitiva y crecer.
Descubrir esas potencialidades no es sencillo, ya que en ocasiones no son más que una ventana de oportunidad temporal que si no se afronta en un momento determinado ya no es posible de retomar en el instante siguiente. En ocasiones, las oportunidades surgen simplemente de escuchar detenidamente: a los clientes, a los proveedores, a los propios trabajadores de la empresa. Las organizaciones que saben escuchar las señales del entorno y, valga el juego de palabras, del "interno" tienen más posibilidades de identificar las oportunidades, que no de evitar las crisis, pues a veces éstas son imposibles de soslayar.
Hay en Almería dos sectores que se podrían encontrar en esa situación de incertidumbre que algunos llaman crisis, otros reestructuración y algunos otros simplemente lo identifican con un cambio coyuntural. Uno de ellos es la agricultura, que lleva ya unos años enfrentándose a unos costes crecientes y a unos precios estables o incluso menguantes, merced a la doble presión del poder de mercado de la Gran Distribución y de la propia competencia entre productores de lugares cada vez más numerosos. Esta tijera entre precios y costes ya no encuentra alivio mediante la incorporación de nuevas tecnologías que permitan saltos cuantitativos importantes en la productividad. Y el calendario, lejos de ampliarse, se está acortando. Las respuestas de los agentes locales están siendo dispares: unos optan por ampliar la gama de productos, dando lugar a una oferta creciente de productos almerienses de 4ª y 5ª gama; otros optan por la diferenciación a través de la salubridad que se supone en la producción ecológica o integrada. Finalmente, es posible también identificar estrategias de concentración de la oferta a través del aumento de la superficie media de la explotación o la fusión de empresas comercializadoras.
El otro es la construcción, que se está ajustando a la dimensión previa al 2005, con el consiguiente efecto en el nivel de actividad y de los arrastres perdidos en el camino de vuelta. Posiblemente no podríamos hablar de crisis propiamente dicha, pero si consideramos el sobrecrecimiento del sector en los ejercicios anteriores, este reflujo tendrá efectos locales muy importantes, con daños colaterales en los servicios inmobiliarios.
Como se ha comentado, en estos dos sectores veremos en los próximos años suceder movimientos importantes y aquellos que sean capaces de identificar las oportunidades emergentes son los que estarán mejor situados cuando el ciclo vuelva a iniciar la senda de la expansión.

lunes, febrero 05, 2007

Sonrisas y lágrimas

Sucedió un día cualquiera, en una empresa cualquiera. Él estaba francamente quemado y se preguntaba cómo era posible que todo fuera a peor a su alrededor y nadie se diera cuenta. Entonces pasó. Las nóminas comenzaron a ingresarse en el banco y la gente notó que no sólo no cobraba más (era la paga de enero), sino menos o incluso sustancialmente menos. Y nadie parecía saber por qué.
No le cuadraba, no era normal. Pero no era lógico que nadie hubiera explicado nada. Unos querían montarla con los sindicatos. Otros querían ir a abogados para enfrentarse judicialmente con la empresa. Y él, simplemente, estaba quemado e indignado. Así que lo pensó, y tal como lo pensó lo hizo. Hoy pararé 5 minutos en la puerta de la empresa. Se lo dijo a todos los que encontró y la mayor parte le dijeron que se sumarían. Incluso se lo dijo al supervisor y éste lo vio bien, incluso lo alentó.
Y sí hicieron. A las 12:00 muchos de sus compañeros y él mismo salieron a la calle durante 5 minutos. Pero... Allí no estaban solos. Alguien había llamado a un periódico. En el momento que vio al fotógrafo supo que la protesta se había ido de las manos. No se equivocaba. El director, antes de cualquier otra consideración, se mostró preocupado por el daño a la imagen de la empresa y de él mismo.
Pero al día siguiente fue cuando no pudo dar crédito a lo que veía. El que el día anterior decía no saber nada y comprender la protesta, de pronto seguía comprendiendo pero sabiendo el porqué de la merma en las retribuciones. Lo vio claro: le habían utilizado, le habían usado para poner una zancadilla y, a la hora de la verdad, pensaban dejarlo en la estacada.
Poco después comenzaron a cerrarse puertas que antes siempre estaban abiertas. Gentes que habían apoyado la protesta dieron un paso atrás y allí quedo solo. A la interperie. Pero iba a ser la última vez que un ser humano le defraudara.
La lámpara, para su sorpresa y tranquilidad, aguantó el peso y la correa ejerció la presión adecuada. Nadie escuchó el golpe de la silla sobre el suelo de su recién encogido despacho.

Las cosas de la Bolsa

Leo hace unos minutos en www.finanzas.com:
11:35 Alimentación
La gripe aviar anima de nuevo a Pescanova
Las acciones de Pescanova suben en estos momentos el 5,91%, tras conocerse este fin de semana un nuevo caso de gripe aviar en una granja del Reino Unido. A finales de enero, otro caso fue confirmado en Hungría, todos de la variedad H5N1, la más peligrosa para los humanos.
Los analistas de BPI estiman que el impacto de esta noticia es "potencialmente positivo" para la acción, al tiempo que recalcan que Pescanova es el mayor productor de pescado congelado de la península ibérica. En su opinión, la aparición de la gripe aviar en Reino Unido demuestra que el asunto todavía no se ha terminado y que Pescanova se puede beneficiar de esta situación.
Una crisis grave de la enfermedad en Europa tendría, en opinión de los expertos del banco luso, un fuerte impacto sobre Pescanova, ya que el pescado sería como un producto sustitutivo de la carne de aves, algo parecido a lo que sucedió en la crisis de las "vacas locas" y de la "lengua azul".

Curioso, ¿no? En nuestra sociedad multiforme y global lo que les viene mal a unos, les puede venir bien a otros. Pero, y si a la alarma de la gripe aviar se le sumara una crisis de anisakis resistente a la congelación, más una nueva crisis de vacas locas... ¿quién ganará?

China toma la delantera

Ni Apple, ni Microsoft, ni Sony, ni Nokia. Ni americanos, ni japoneses ni europeos, la telefonía de 4ª generación viene de la mano de la industria china. Qué tiempos aquellos en lo que lo único que venía de China eran productos de consumo de bajo coste y pésima calidad y dueños de restaurantes chinos. Hoy, cada vez con mayor frecuencia, el gigante asiático nos enseña que puede también luchar en las grandes ligas económicas de los mercados tecnológicos y que nuestra supuesta fortaleza comienza a hacer aguas.
En realidad, la única barrera que perdura y que impide un mayor desembarco de empresas en China es su sistema político, sistema que en última instancia lastrará su desarrollo social y económico.
No hace mucho leía en un artículo de The Economist las razones por las que avanzaba el final del auge de la economía china. Yo no lo veo tan claro, sobre todo porque el país está siendo capaz de sacar adelante importantes proyectos de tecnología con notable éxito y nos demuestra que en ningún mercado hay enemigo pequeño.
Me viene a la memoria una conferencia de López de Arrioartua a mediados de los 90 en la que menospreciaba los automóviles coreanos por su baja calidad. Estoy seguro que hoy no diría lo mismo.
En fin, pequeño saltamontes, nos esperan tiempos interesantes y teñidos de amarillo también en la tecnología.

viernes, febrero 02, 2007

Tramposos a todo ritmo

Cuenta Arsenio Escolar que en la presente edición del Concurso 20 Blogs se han vuelto a detectar comportamientos poco éticos por parte de los concursantes (ya pasó en la edición anterior y por eso se han modificado las bases del mismo), que han intentado incrementar de forma fraudulenta el número de sus votos.
Es curioso como la gente intenta incrementar el número de sus visitas. Y me incluyo, que con el tema del Código Davinci logré un par de días de gloria en el medidor de visitas. Escolar se pregunta si será por culpa del importe del premio o por el plurito de la victoria en el concurso. Yo apuesto por lo segundo, ya que desde antiguo (desde que existimos como especie) el ser humano ha valorado demasiado su vanidad, la vanitas que decían los romanos. Y por la que en los desfiles triunfales alguien les decía a los generales eso de "recuerda que eres mortal".
En nuestro tiempo, la vanitas se alimenta con fotos en la prensa, planos en la televisión o, en nuestro caso, en el puesto que alcanzas en los medidores o el rank que te asigna Technorati.
Somos así. ¿Qué le vamos a hacer?
Tiene una frase el amigo JAMS que a fuerza de oírsela decir he terminado por hacer mía: "el halago debilita". Así que cuando alguien me lanza alabanzas me pongo inmediatamente en guardia y, cuando quiero que alguien la baje, le lanzo un piropo. Funciona.

jueves, febrero 01, 2007

El día de los 5 minutos

Los franceses han planteado para hoy un corte de 5 minutos en nuestro consumo energético. Se supone que es un gesto para concienciar a la población y, sobre todo, a los políticos sobre los problemas que genera el cambio climático.
El gesto es posiblemente inútil desde el punto de vista del impacto en el (valga la redundancia) impacto de la actividad humana sobre el medio, pero si tiene éxito es una forma de hacer visible a los políticos la preocupación de la sociedad ante los problemas cel cambio climático. El problema es que si no funciona, los políticos también podrán comprobar que cuándo los sacrificios nos tocan de forma personal, se termina nuestro compromiso: Viva la preferencia por la liquidez.
Sirva o no, esta tarde a las 19:55 apagaré el ordenador, la tv y las luces de mi casa. A las 20:00 los volveré a encender, y en las noticias comprobaremos el impacto de esta medida.