Oración a San Valentín

Santo de los desvaríos, querido San Valentín,
desde que de ti se apoderaron los de Galerías Preciados
las floristas y los del restaurán no ven a mi pasar:
se centran en mi cartera por si saco la Visa a pasear.

San Valentín de mi vida y del Centro Comercial
haz que mi chica me quiera sin tenerle que comprar
una joya, unas rosas o la mitad de su ajuar.

San Valentín del demonio ¿cuando te vas a cansar
de rascarnos el bolsillo cada año sin parar?

Amén.

(No me he podido resitir, lo siento).

Comentarios

Entradas populares de este blog

De la madurez a una segunda juventud

Pequeño homenaje a Juan del Águila

Retos de la agricultura almeriense (notas para el #Agroateneo )