La palabra maldita

– Dime que me quieres.
– ¿Por qué?
– Porque lo sientes... Si es que lo sientes.
– Lo siento...
La expresión esperanzada dio lugar a la deseperanza.
Y ella se marchó.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Hablamos de urbanización o de desruralización?

El coste de la mano de obra como motor de cambio en la agricultura de Almería

Cambios estructurales en el comercio exterior agroalimentario español, 2010-2020 (1)