La palabra maldita

– Dime que me quieres.
– ¿Por qué?
– Porque lo sientes... Si es que lo sientes.
– Lo siento...
La expresión esperanzada dio lugar a la deseperanza.
Y ella se marchó.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La influencia religiosa en la nomenclatura agrocooperativa española

Retos de la agricultura almeriense (notas para el #Agroateneo )

La PAC y su doble problema de legitimidad