Tiros al aire

Llevo horas aquí agazapado. Qué rollo. Ningún ave a la vista. Esto de la posta no va conmigo.
Nada a lo que disparar. Nada a lo que mirar. Nada. Nada que hacer más que pensar. Pensar. No es que me disguste, no, pero es que yo vine a disparar. Y no disparo, pienso. Pienso que no disparo.
¿Y si doy un tiro al aire? No creo que nadie diga nada. Siempre puedo decir que se me escapó. Soy novato. Si, disparo, y al menos habré soltado algo de adrenalina. Aprieto el gatillo... Ya.
Han sonado dos tiros, no puede ser. No hay ningún pájaro a la vista. Me duele, me duele la espalda.
¡Mierda! no me oigo gritar. Me duele, me duele. Me voy a desmayar... ¿A quién se le habrá escapado este puto tiro? ¿A quién?

Comentarios

Entradas populares de este blog

La influencia religiosa en la nomenclatura agrocooperativa española

Retos de la agricultura almeriense (notas para el #Agroateneo )

La estrategia del escorpión