Felices Fiestas

Pues eso, que hoy me sumo al run run de la felicidad universal. Y es que ni un ateo irredento como yo es inmune al ambiente de buenas vibraciones de estas fechas. Ya vendrá enero.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Hablamos de urbanización o de desruralización?

El coste de la mano de obra como motor de cambio en la agricultura de Almería

Carta a mi hijo