Cuando la demagogia deviene en incongruencia

Ejemplo práctico: Un alumno conflictivo le suelta un par de puñetazos a otro que sólo intentaba ser amable con él. El alumno, llevado ante el director afirma que la culpa es del otro, que no se supo apartar a tiempo, que en el fondo él va de buen rollo y que, aunque es posible que vuelva a atizarle, no sería bueno que se tomaran medidas contra él. ¿Que tendría que hacer ese director?
a) Expulsar al conflictivo.
b) Expulsar al agredido.
c) Expulsarlos a los dos.
d) Llevar al conflictivo al psiquiatra.

Yo me muevo entre la a) y la d). El comunicado de ayer de ETA es alucinante por lo absurdo y estúpido que resulta. En esencia es el mismo esquema del ejemplo de arriba. Ante esta visión absolutamente loca de la realidad las esperanzas de un País Vasco sin violencia son nulas. Por cierto, lo que resume mejor la situación es la viñeta de hoy de El Roto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

Trump: Bienvenidos a la era autista

Soltando amarras... de La Línea