Obsesiones que se convierten en canciones

Hoy me ha pasado algo curioso. Iba camino de la Universidad, cuando ha comenzado a sonar en la Radio (Diálogos 3 de Radio 3) una canción que ya había oído antes y que me había gustado un montón. Estas navidades un juego de la XBox 360 se anunciaba con ella. El efecto era sorprendente, un guerrero futurista armado hasta los dientes corriendo entre ruinas mientras sonaba esta canción con un tempo lento, lentísimo pero con una melodía alucinante. Pero sabía que no era la primera vez que la oía.
La cosa es que Ramón Trecet ha contado un poco la historia de la canción y de cómo se ha convertido en un éxito de ventas sin publicidad apenas. No lo he podido resistir y me he conectado a la iTunes Store y he escrito en la caja de búsquedas Mad World. Decenas de entradas respondían a esa búsqueda. Así, he podido reconstruir un poco la historia. Si no hay precedente la canción la interpretaron por primera vez los Tears for Fears en la década de los 80 (he encontrado la versión que aparecía en un recopilatorio de 1992). Sonaba tremendamente ochentera; luego, con un tempo algo más lento y con más guitarras aparece en un disco en directo del mismo grupo del año 1999. En 2005, un Dj llamado Jan Waine se encargó de perpetrar un destrozo discotequero que reinventó en algunas ocasiones posteriores. En 2006, en la banda sonora de Donnie Darko reapareció en la versión que también está en el anuncio del juego, interpretada por Sacre. Aparte, también de 2006 he localizado una versión a capela absolutamente vocal y genial de Wise Guys y otra en voz femenina de Sara Hickman.
Total, me he comprado las 6 y llevo toda la tarde escuchándola. Aquí os pongo uno de los vídeos de YouTube para que juzgueis si la canción es tan buena como me parece o se me ha terminado de ir la pinza definitivamente.

Comentarios

  1. No se te ha ido para nada. La canción es preciosa, hipnótica, genial. Yo la oí por primera vez en Donnie Darko (pero qué pedazo de película, por cierto, y qué pedazo de banda sonora) y se me quedó clavada en el sentido. Y el anuncio del juego ese no podía dejar de mirarlo. En cuanto salía por la tele dejaba lo que estaba haciendo y me quedaba callado embobado mirando las imágenes. Es increíble como una música que ha priori no tiene nada que ver con las imágenes que acompaña produzca ese efecto. Chapeau por los que eligieron la música para el anuncio.

    Sacado el tema del "soundtrack" de Donnie Darko, la canción que realmente me subyugó fue "Under the milky way" de The Church. Cojonuda.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

No son los cerdos, es la confianza

La estrategia del escorpión

Trump: Bienvenidos a la era autista